Qué escribir en una carta de referencia para una guardería

Escrito por Stacy Zeiger | Traducido por Diana I. Almeida

Los padres pasan mucho tiempo tratando de encontrar la guardería perfecta para sus hijos. La seguridad no es la única preocupación. La mayoría de los padres buscan una guardería en la que sus hijos sean educados y criados, pues una guardería es como una extensión del hogar. Las cartas de referencia de las guarderías, escritas por clientes actuales y pasados, son una herramienta para hacerlas destacar y brindarles tanto a éstas como a sus servicios un toque más personal.

Ambiente

Principalmente, una carta de referencia de una guardería sirve como un testamento del ambiente de la misma. Utiliza palabras que ayuden a los padres a sentir que pueden confiar y estar cómodos dejando a sus hijos ahí. Algunos ejemplos de palabra relacionadas con el ambiente son: calma, cuidado, compasión, dignos de confianza, responsables, creativos, dedicados, alegres y amorosos. También brinda ejemplos que sustenten esas palabras; por ejemplo, "La directora de la guardería aconseja a los niños cuando se portan mal" o "Se dedica a cuidar que cada niño mejore".

Experiencia

La credibilidad se establece al decir desde hace cuánto y en calidad de qué el que escribe la carta conoce la guardería. Esto se puede plantear con decir "Ha cuidado a mi hijo por dos años" o dar más información detallada, como la edad del niño y cuántas horas pasa en la guardería. Si quien escribe la carta ya no utiliza los servicios de la guardería, puede decir por qué, como "Nos mudamos" o "Mi hijo ya asiste a la escuela" para que el lector no crea que el padre se alejo por circunstancias poco deseables.

Servicios

Una carta de referencia debe destacar los servicios por los que la guardería se destaca. Las tres áreas en las que muchos padres se centran cuando eligen una guardería son las actividades educativas, la seguridad y la calidad del cuidado para los niños. Quien escribe una carta de referencia también querrá mencionar los servicios menores o detalles que sobresalen; por ejemplo, "Se toma el tiempo para enviar hojas de actividades semanalmente a casa para ayudarme a reforzar lo que mi hijo aprendió durante el día".

Toque personal

Una carta de referencia tiene que sonar sincera y estar llena de toques personales para que de verdad sea efectiva. Incluye emociones, como "Las manualidades que mi hijo trajo a casa todos los días me hicieron llorar" o "La encargada me hizo sentir que mi hijo se quedaba con la familia" y describe cómo se sentía tu hijo sobre la guardería. Por ejemplo, "Mi hija me imploraba que la llevara a la guardería los fines de semana para pasar tiempo con todos sus nuevos amigos".

Créditos de las fotos

  • Comstock Images/Comstock/Getty Images