El efecto de los padres en la elección de carrera de su hijo adolescente

Escrito por Ellie Williams | Traducido por Blas Isaguirres

Los padres influyen en la elección de carrera de los niños, tanto intencionalmente como sin darse cuenta. Cuando los niños entran en la adolescencia, comienzan a considerar seriamente su futuro, a menudo en busca de sus padres, ya sea como modelos de conducta o de asesoramiento profesional. El enfoque de un padre en esto puede inspirar a los adolescentes, ya sea para explorar un conjunto diverso de ocupaciones potenciales o para seguir una ruta que piensan que sus padres aprobarían.

Las carreras de los padres

No es de extrañar que muchas personas son la tercera o cuarta generación de sus familias que trabajan en la misma profesión. Tienen una visión de un iniciado en las ocupaciones de sus padres, por lo que es más fácil para que ingresen en la industria. Si los trabajos de sus padres les dan una gran satisfacción o proporcionan un cómodo estilo de vida, los niños ven los beneficios desde el principio, y pueden favorecer estas carreras sobre otras. Por el contrario, si los padres se quejan de sus puestos de trabajo o luchan para apoyar a la familia en el ingreso que sus puestos de trabajo ofrecen, los niños son más propensos a buscar trabajos más satisfactorios o mejor pagados.

Actividades

Los padres que alientan a sus hijos a tomar clases de música o de danza o para perseguir el deporte a veces influyen en ellos a comprometerse con los actividades de tiempo completo. Cuanto antes un niño se introduce en un área de interés, más tiempo tiene que explorar y fortalecer sus habilidades. Algunas personas optan por una carrera simplemente porque en la adolescencia han estado involucrados en ella; siempre se siente como una segunda naturaleza. Las actividades que los padres eligen para sus hijos también influye en la elección de carrera. Mientras más disciplinas un niño intenta, mejor conoce sus fortalezas y debilidades. También aprende rápidamente lo que le gusta y no le gusta, y lo que se puede imaginar a sí mismo haciendo por el resto de su vida.

Aliento y expectativas

Los adolescentes a menudo siguen el ejemplo de sus padres en cuanto a qué carrera están abiertas para ellos. Por ejemplo, los datos del Estudio Longitudinal de la Juventud Estadounidense revelaron que en las familias donde los padres no animan a sus hijos a asistir a la universidad, sólo un 4 por ciento de los adolescentes decidió cursar estudios superiores. Esto está en marcado contraste con las familias donde los padres alentaban a los niños a asistir a la universidad, con el 41 por ciento de esos adolescentes que deciden hacerlo. Las ideas de los padres sobre el género, la raza, el origen socio-económico y otras características también influyen en los adolescentes las decisiones de carrera. Si uno de los padres sugiere que los orígenes de la familia son demasiado humilde para que el niño considere una carrera política, por ejemplo, probablemente seleccionará una ocupación de menor prestigio.

Relación padre e hijo

Los altos estándares de los padres a veces influyen a los niños a realizar actividades que creen que ganará la aprobación de sus padres. Por ejemplo, algunos padres castigan a sus hijos adolescentes si no obtienen sobresalientes, o los critican para perseguir el arte en lugar de una profesión práctica como el derecho o la medicina. En estos casos, un adolescente puede sentirse obligado a elegir una profesión de prestigio o de alta ganancia para ganarse el respeto de sus padres, o para hacer que se sientan orgullosos. Por otro lado, cuando los padres dejan claro que no tienen expectativas específicas para la carrera de su hijo, a menudo se sienten libres para explorar una mayor variedad de profesiones; la elección de uno basado en sus propias preferencias en lugar de los de sus padres.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Creatas/Getty Images