Las diferencias entre el poder formal e informal en las organizaciones

Escrito por Julie Davoren | Traducido por Blas Isaguirres

    El poder formal se recibe de acuerdo con tu posición en la empresa y la autoridad asociada a esa posición. Por el contrario, tu poder informal se deriva de las relaciones que se construyen y respetan que obtienes de tus compañeros de trabajo. Si bien la estructura corporativa determina el poder formal, los puntos de vista personales conducen el poder informal.

    Poder formal

    Las empresas suelen tener un organigrama que muestra la relación y filas de puestos dentro de la empresa. La tabla detalla las líneas de autoridad y responsabilidades de las distintas posiciones y esboza la estructura de poder formal de la empresa. El poder formal puede referirse a la posición en la escala corporativa estructura corporativa o incluso la función de trabajo. El presidente de la compañía, por ejemplo, tiene el poder de decisión en muchas áreas, y, en lo que respecta a la generación de ingresos, el equipo de ventas puede ordenar los poderes formales función de trabajo. Incluso si tienes un pequeño negocio y no existe un organigrama oficial, los empleados pueden fácilmente reconocer el poder formal dentro de la empresa debido a los roles de trabajo, títulos, funciones y relaciones interdepartamentales.

    Poder informal

    La persona más poderosa en tu departamento no es necesariamente tu gerente. En cambio, la persona con más influencia, que puede conducir a otros a alcanzar un objetivo o realizar una tarea determinada, puede disfrutar de esa posición de poder. El poder informal en una organización se refiere a la capacidad para conducir, dirigir o lograr sin un título oficial de liderazgo. Se deriva de las relaciones que los empleados construyen uno con el otro. Los individuos con poder informal pueden ser los más experimentados o con conocimientos en una determinada zona o los más respetados debido a nociones percibidas mostradas a través de los rasgos de personalidad. Por ejemplo, el trabajador líder en su unidad podría ser capaz de lograr que su equipo acepte o rechace un cambio de procedimiento, porque el equipo respeta o tiene una alianza con esa persona.

    Beneficios

    Todas las formas de poder dentro de una organización son beneficiosos cuando se usan apropiadamente. El poder formal es necesario para alcanzar los objetivos estratégicos y las iniciativas de la empresa. El poder informal puede ser igualmente útil, sobre todo cuando los roles de liderazgo oficiales reconocen y usan el poder informal para promover las metas de la organización. Los empleados pueden ser más propensos a aceptar la crítica o tomar la dirección cuando reciben la orientación de alguien a su nivel que respeten y confíen. A menudo es más fácil conseguir que los empleados acepten cuando las sugerencias vienen desde dentro de su rango.

    Consideraciones

    Debes ser consciente de las relaciones que existen dentro de la organización. Tu comprensión de las estructuras de poder de la organización determinará el grado de eficacia que puede influir en el cambio y logro de metas. La dinámica de grupo y la lealtad de los empleados a esos grupos puede determinar una postura política, y puede influir en el nivel de la cooperación o la cantidad de competencia que recibe por tus iniciativas. Usa tu poder formal para impulsar metas aún más lejos consiguiendo la ayuda de los que tienen poder informal. Reconoce que, si bien es posible que tengas autoridad, las personas con poder informal se han ganado el respeto de la gente que estás tratando de conducir. Evita el poder desafiante informal que no tiene un impacto negativo en su liderazgo o la empresa.

    Créditos de las fotos

    • Ciaran Griffin/Lifesize/Getty Images