4 estilos básicos de liderazgo situacionales utilizado por los administradores

Escrito por Chris Joseph | Traducido por CP Mérida
El liderazgo situacional puede incorporar un número de diferentes estilos.

El liderazgo situacional puede incorporar un número de diferentes estilos.

El liderazgo situacional es un estilo de gestión desarrollado por los notables directores gurús Ken Blanchard y Paul Hersey. El precepto fundamental del liderazgo situacional es que no hay un "mejor" estilo de liderazgo, y que los líderes más exitosos son los que pueden adaptar su estilo a una situación dada. El liderazgo situacional consiste en cuatro estilos generales de gestión

Entrenamiento

El entrenamiento es un tipo de estilo de liderazgo situacional que implica una gran cantidad de "practica" la participación en el proceso de trabajo de un empleado. De acuerdo con Money-Zine.com, el entrenamiento es más beneficioso cuando el empleado presenta debilidades que necesitan ser mejoradas. Para que el entrenamiento sea efectivo, el empleado debe reconocer la debilidad e indicar un deseo de mejorar. Un ejemplo de entrenamiento es cuando un gerente de ventas pasa tiempo en apuros de hacer llamadas con un vendedor que lucha en un esfuerzo por mejorar su rendimiento.

Direccional

El estilo de liderazgo dirigiendo normalmente implica hacerse cargo de una situación difícil y la aplicación de conocimientos específicos y la experiencia para enderezar el rumbo. Por ejemplo, si tu negocio está luchando para establecer tu marca, el gerente experto de mercadeo puede ser contratado para desarrollar una estrategia de mercadeo para crear conciencia de marca. Un tipo de gerente de dirección será establecer metas y objetivos claros para su área de trabajo, así como su personal, aunque los miembros del personal tienen cierta libertad en cuanto a los procedimientos utilizados para cumplir con los objetivos.

Delegar

Las plazas con mayor tipo de delegación colocan más responsabilidad sobre los hombros de los trabajadores contrario que a los directivos. El gerente es capaz de proporcionar una guía, pero sólo cuando sea necesario o solicitado por los empleados, y sirve más como un consultor. Este estilo es más efectivo con un personal experimentado que puede funcionar de forma independiente. También permite la máxima creatividad en cómo los empleados optan por alcanzar el cumplimiento de una tarea.

Estilo de apoyo

En el estilo de apoyo, el líder juega un papel más importante de motivación. Su función principal es tratar de dar confianza a los trabajadores para que con el tiempo se vuelvan más autosuficientes y productivos. Este método se refiere a menudo como una "venta" de estilo, porque el director intenta persuadir a los empleados que tienen la capacidad de realizar el trabajo. Este estilo suele implicar la asignación de tareas por el administrador a la vez que proporciona el apoyo necesario.

Créditos de las fotos