La diferencia entre reaseguro proporcional y no proporcional

Escrito por Gail Sessoms | Traducido por Stefanía Saravia

Los reaseguros, tal como se define en la Guía Práctica de Leyes de Seguro New Appleman, es un "acuerdo contractual en virtud del cual una aseguradora rectifica la cobertura de un reasegurador por una pérdida potencial a la que está expuesta bajo las pólizas de seguro emitidas a los asegurados originales". Básicamente sirve como un seguro para las compañías de seguro. Las partes en una operación de reaseguro, eligen entre uno proporcional y no proporcional, y están de acuerdo con los términos del contrato. Las diferencias entre ambos tipos tiene que ver con la relación posterior a la transferencia entre la compañía primaria de seguro y el reasegurador, incluyendo la puesta en común de los riesgos.

Tipos de reaseguro

El reaseguro proporcional requiere que el asegurador primario o el cedente y el reasegurador mantengan una relación después de la transferencia. También requiere una evaluación de todos los riesgos y utiliza el riesgo conocido para prorratear la proporción de las primas, gastos y pérdidas para todas las partes del acuerdo. Los reaseguros no proporcionales, o exceso de pérdida de pase, se basan en la pérdida de la retención. El asegurador cedente acuerda aceptar todas las pérdidas hasta un nivel predeterminado. Asimismo, el reasegurador está de acuerdo con reembolsarle a su asegurador cedente las pérdidas por encima del nivel predeterminado y hasta el límite del reembolso previsto en el contrato. Ya sea si el reaseguro es proporcional o no, los pagos recogidos bajo el contrato son bienes que pertenece a la compañía de seguros cedente y al reasegurador se le otorga una indemnización en caso de que hubiera una pérdida.

Acuerdos de reaseguro

Las dos formas básicas del contrato de reaseguro son el contrato facultativo y el tratado. Las compañías de seguro personalizan ambos para utilizarlos con los reaseguros proporcionales y no proporcionales o bien pueden hacer una combinación de los dos. El contrato facultativo, a menudo utilizado para riesgos más complejos, deja que el asegurador cedente elija los riesgos a ofrecerle al reasegurador. También deja que el reasegurador evalúe cada riesgo de manera individual y participe en mejores decisiones. El tratado básico de reaseguro aplica una cobertura amplia para porciones predefinidas de una clase o clases de negocio especifica, como los negocios de propiedades. El tratado es generalmente un contrato de largo plazo que proporciona renovación automática y la cobertura de riesgos que caigan dentro de los términos existentes.

Diferencias

Para pequeños negocios con bienes limitados, el costo inicial y el esfuerzo de establecer un reaseguro proporcional puede estar compensado por la certeza de las acciones predeterminadas y pérdidas y por la división de los riesgos y las primas. Algunas compañías de seguro, especialmente las que son más pequeñas con pocos bienes y recursos, utilizan el reaseguro proporcional para la protección de su cartera en el caso que la compañía experimente una afluencia de demandas. La identificación de las provisiones protegen al reasegurador contra las pérdidas, las cuales pueden hacer que el pequeño negocio de seguro tenga menor riesgo. El contrato no proporcional limita el riesgo de la reaseguradora ya que exige que la pérdida del asegurador cedente exceda un nivel específico antes de desencadenar la responsabilidad de la reaseguradora. Mientras que este tipo de contrato es menos costoso para las reaseguradoras, puede resultar en pérdidas más altas y en un aumento de incertidumbre.

Consideraciones

Las compañías de reaseguro profesionales luchan exclusivamente en las transacciones de reaseguro y le ofrecen a las compañías de seguro una riqueza de conocimiento y experiencia, incluida la gestión inversión y el aviso de suscripción de pago y asistencia. Un reasegurador puede asistir con la elección entre un reaseguro proporcional y uno no proporcional. Asimismo, los reaseguradores a menudo brindan una comisión cedente a la compañía de seguro cedente, la cual puede utilizarla para cubrir ciertos gastos. Las compañías a menudo utilizan la comisión, u otros ingresos, del acuerdo de reaseguro como una inversión de capital o para aumentar el superávit de la compañía. La regulación de la industria de los reaseguros hace mucho foco en la solvencia del asegurador cedente.

Créditos de las fotos

  • Keith Brofsky/Photodisc/Getty Images