El entrenamiento para un auxiliar de farmacia

Escrito por Karen S. Johnson | Traducido por Florencia Kushidonchi
Un auxiliar de farmacia puede manejar los historiales de los pacientes y hacer el inventario de stock, pero no puede dispensar recetas.

Un auxiliar de farmacia puede manejar los historiales de los pacientes y hacer el inventario de stock, pero no puede dispensar recetas.

Un ayudante de farmacéutico competente (también denominado asistente o auxiliar de farmacia) facilita las tareas del farmacéutico o técnico de farmacia en lo que se refiere a operaciones administrativas de rutina, servicio administrativo y servicio al cliente. También puede ejercer su función como cajero o realizar inventarios de stock. La mayor parte de tu entrenamiento lo obtendrás en tu primer trabajo, para el cual puedes estar cualificado con un diploma de graduación de secundaria y con aptitudes para matemática.

Auxiliar versus técnico

Puede haber alguna confusión entre un asistente de farmacéutico y un técnico. Según U.S. Bureau of Labor Statistics (BLS), el técnico de farmacia maneja y prepara medicamentos según las instrucciones del farmacéutico. En algunos estados es necesario que los técnicos estén certificados. Por otro lado, un asistente o auxiliar no dispensa ningún tipo de medicamento (aunque puede manejar los pedidos de la receta de los pacientes) y no necesita certificación. Sin embargo, algunas escuelas técnicas o colegios comunitarios ofrecen programas de certificación.

Tareas

Las tareas de caja y administrativas son la rutina para el asistente de farmacéutico, pero no subestimes el valor de estas funciones, ya que de esta manera el farmacéutico y el técnico farmacéutico pueden trabajar con seguridad y eficiencia. Con frecuencia, será el primer contacto de servicio al cliente en la farmacia, tratando las preguntas y las quejas personalmente y vía telefónica. Los deberes también incluyen realizar y mantener las historias de los pacientes, manejar documentos de seguro médico, limpiar el equipamiento, recibir y entregar productos, encargarse de retiradas de productos y mantener la farmacia limpia y organizada.

Convertirse en asistente

Obtén tu título de secundaria u otro equivalente. Luego, debido a que la mayor parte de tus deberes son administrativos, puedes dar un paso adelante obteniendo tu primer empleo en una farmacia con algo de capacitación en administración. Busca en los institutos locales o escuelas técnicas de tu área clases de administración o programas de asistencia farmacéutica, incluyendo opciones de aprendizaje a distancia o en línea. Otra opción es completar un curso de asistencia médica, que te familiarizará con el campo médico. La American Association of Medical Assistants (Asociación estadounidense de asistentes médicos) tiene una base de datos de programas acreditados.

Áreas de estudio

Si no logras encontrar un programa de asistencia farmacéutica o no tienes tiempo para completar un programa de estudio completo, considera tomar clases que puedas ayudarte a avanzar en tu carrera. Por ejemplo, el programa de asistencia farmacéutica de West Georgia Tech consiste en un currículum de 33 horas compuesto por una combinación de cursos de anatomía, matemáticas, farmacología y terminología médica e informática. Asegúrate de incluir estos estudios en tu currículum y postulaciones.

Salario y profesión

En 2011, la BLS informó que los auxiliares de farmacia de los Estados Unidos tenían un salario promedio de US$23.350. Los empleadores que más contrataban y ofrecían los salarios más elevados eran los hospitales. Sin embargo, en general, los cinco mejores empleadores que ofrecían los salarios más altos eran los centros de asistencia ambulatoria; los hospitales de psiquiatría y abuso de sustancias; las entidades gubernamentales; institutos, universidades y escuelas profesionales; y hospitales especializados.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Comstock/Getty Images