Ejemplos de sistemas de negocio automatizados

Escrito por Luke Arthur | Traducido por María Florencia Lavorato

Muchas personas sueñan con ser capaces de configurar una empresa y ponerla en piloto automático para centrarse en las cosas que les gustan, pero pocas realmente lo logran. Si bien puede parecer difícil de implementar, varios modelos de negocio en realidad pueden ser configurados para ejecutarse de forma automática.

Negocio de cajero automático

Un ejemplo de un modelo de negocio automatizado es un negocio de cajeros automáticos. Con esta opción, compras cajeros automáticos y los ubicas en lugares estratégicos. Los cajeros automáticos se pueden colocar en lugares donde los clientes pueden necesitar acceso a dinero en efectivo. Esta es una forma pasiva de generar ingresos ya que los clientes usan sus tarjetas de débito para obtener efectivo. Sólo tienes que llenar la máquina con dinero de vez en cuando. Si realmente deseas automatizar el negocio, puedes contratar a un empleado para que lo maneje por ti.

Sitio web

La creación de un negocio en línea es otra manera de crear un proyecto empresarial automatizado. Al crear tu propio sitio web, puedes desarrollar una fuente pasiva de ingresos. Por ejemplo, muchos infopreneurs venden información a los visitantes en línea. Al hacer esto, no tienen que entregar ningún producto físico y pueden ponerlo todo en piloto automático. Por ejemplo, podrías vender software o archivos de música en tu sitio web, que se entregan al cliente de manera inmediata al hacer su compra.

Publicación

Otro ejemplo de un modelo de negocio automatizado es la publicación de un libro. Cuando escribes un libro en formato tradicional o electrónico, puedes venderlo en forma automatizada. Tu editor le enviará libros a los distribuidores y libreros para ti. Los clientes compran los libros, y entonces obtienes una regalía por cada libro que se vende. Si bien los márgenes de beneficio para ti son muy pequeños, un gran volumen puede hacer la diferencia.

Envío directo

Otro negocio automatizado que puedes emprender es un negocio de envío directo. Con este emprendimiento, vendes productos en línea y luego tienes un consignador que entrega tus pedidos. Por ejemplo, muchas personas que venden en Amazon simplemente permiten que el sitio cumpla con los pedidos de los clientes. Un cliente realiza un pedido y su producto es empaquetado y enviado desde un almacén de Amazon. Tú nunca tienes que preocuparte por el envío de los productos que vendes, y sólo tienes que llevar la cuenta de tus ingresos.

Créditos de las fotos

  • Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images