Deducciones fiscales para un empleado de ventas directas

Escrito por Luke Arthur | Traducido por Lucia Ayala

Cuando trabajas como empleado de ventas directas, vendes un producto o servicio a cambio de una comisión, lo que te da la oportunidad de ganar una cantidad significativa de dinero. Si trabajas en este campo, también llegas a disfrutar de varias deducciones fiscales, que reducen la cantidad de dinero que pagas al Servicio de Impuestos Internos (IRS por su sigla en inglés).

Honorarios pagados a la empresa

Cuando te conviertes en un vendedor directo, puede tengas que pagar a la compañía en que trabajas algún tipo de tarifa. Por ejemplo, en la industria del mercadeo en red, a menudo tienes que pagar una cuota para convertirte en un distribuidor y luego pagar por la formación de algún tipo. Cuando pagas el dinero para empezar en tu negocio, el IRS te permite deducir este gasto en tu declaración de impuestos. Documenta los costos de manera que puedas probar que incurriste en ellos si eres auditado.

Gastos de viaje

Cuando trabajas en esta industria, puedes incurrir en gastos de viaje importantes. Por ejemplo, puede que tengas que ir a una conferencia o una sesión de formación en otro estado. Puede que tengas que recorrer grandes distancias para encontrar clientes potenciales para vender tus productos o buscar la oportunidad de ello. Cuando incurres en estos costos, es posible deducirlos de la renta imponible. Los artículos tales como alojamiento, transporte, comidas y entretenimiento para los clientes se pueden deducir de tu renta imponible para el año.

Gastos de oficina

Si tienes una oficina para tu negocio, el IRS también hace que sea posible deducir los costos asociados. Por ejemplo, si alquilas un espacio y pagas los servicios públicos, estos gastos son deducibles. Si tienes una oficina dentro de tu casa que se utiliza específicamente para el negocio, hay una deducción de oficina en casa disponible. Con una deducción de oficina en casa puedes deducir una parte de todos los gastos de tu hogar. Artículos como pagos de la hipoteca, el seguro y los impuestos se pueden utilizar para llegar a una deducción de tu oficina en casa. No llegarás a deducir la totalidad de los gastos, pero sólo una parte que es proporcional al tamaño de tu oficina.

Otros gastos

Cuando incurres en otros gastos para tu negocio de venta directa, también puedes deducir estos artículos. Por ejemplo, si tienes una línea de teléfono dedicada para tu negocio, este costo puede ser deducido. Cuando compras suministros o equipos para tu negocio de venta directa, estos gastos también son deducibles. Al tomar la deducción, tienes que determinar si los costos son ordinarios y necesarios para las operaciones de negocio. Guarda los recibos de todos tus gastos para tener prueba de los mismos.

Créditos de las fotos

  • Stockbyte/Stockbyte/Getty Images