Ejemplos de objetivos de la empresa

Escrito por Kate McFarlin | Traducido por Luciano Ariel Castro
Varios ejemplos de metas corporativas se pueden utilizar como inspiración para tu propio negocio.

Varios ejemplos de metas corporativas se pueden utilizar como inspiración para tu propio negocio.

El establecimiento de objetivos corporativos es una parte vital del crecimiento de una empresa. Mientras que los dueños de los negocios más pequeños están familiarizados con el proceso de ajuste de la meta, mientras crean su plan de negocios, no se pueden fijar metas para el crecimiento continuo. Varios ejemplos de metas corporativas se pueden utilizar como inspiración para tu propio negocio.

Aumentar la rentabilidad

Todas las empresas deberían tratar de aumentar su rentabilidad, si quieren permanecer en el negocio. Ya sea a través del desarrollo de nuevos mercados, la búsqueda de nuevos productos para ofrecer a la clientela, aumentar los márgenes de ganancia y la reducción de costes innecesarios, las empresas necesitan encontrar maneras de aumentar su rentabilidad, tanto ahora como en el futuro. Por ejemplo, una empresa de calzado ha construido una sólida base de clientes para sus zapatos de nivel de medio precio. Esta empresa podría incrementar su rentabilidad, ya sea con la búsqueda de un nuevo fabricante de zapatos que ofrezca precios más bajos, o la compañía podría lanzar una nueva línea de zapatos a un precio más alto.

El aumento de la cuota de mercado

Estar contento con tu actual cuota de mercado es una buena manera de matar el tiempo a tu empresa. Uno de los objetivos corporativos importantes es el aumento de tu cuota de mercado. Si ya te has asegurado el público de 35 a 55, se puede establecer una meta para empezar a llegar un público más joven. Estos objetivos deben incluir formas de llegar a este grupo demográfico en particular de jóvenes. Un ejemplo sería a través del uso de los medios sociales y las redes para atraer a compradores más jóvenes.

Ampliar las actuales líneas de productos

Ofrecer los mismos productos sin cambios durante años crea estancamiento en el mercado. Mientras que la expansión salvaje nunca es recomendable, probar nuevos productos y servicios para ver lo que el mercado puede soportar es una buena estrategia para el crecimiento y el objetivo corporativo. Por ejemplo, volviendo a la empresa de calzado. Esta empresa produce zapatos casuales. Con el fin de expandir la línea de productos, la compañía podría comenzar a producir zapatos de tacón alto que todavía están cómodos. Esto no sólo expande la línea de productos, sino que también amplía el potencial de mercado.

Mejorar las tasas de retención de empleados

La mayoría de las metas corporativas se centran en la expansión y rentabilidad. Sin embargo, también debe prestarse atención a la hora de establecer la infraestructura de los objetivos corporativos. Si las actuales tasas de retención de empleados es baja, esto significa que la productividad está sufriendo y, como tal, los objetivos de la empresa no pueden cumplirse. Mejorar las tasas de retención de empleados reduce la cantidad de dinero y el tiempo invertido en la capacitación de los nuevos empleados que, a su vez, ayuda a la rentabilidad. Un ejemplo de esto sería un objetivo corporativo para una empresa con una tasa de retención del 60 por ciento actual a trabajar por mantener el 80 por ciento de su fuerza de trabajo actual hasta el año que viene. Si los cambios son necesarios para cumplir con este objetivo, tal como una paga más alta o mejores beneficios, estos artículos tendrían que ser incluidos en el objetivo.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images