Los cuatro tipos de objetivos de la fijación de precios

Escrito por Daria Kelly Uhlig | Traducido por Aurelius Smith

El precio es un componente vital de una mezcla de marketing, también conocido como el "cuatro P" del marketing. Los otros componentes son producto, lugar y promoción (en inglés product, place, promotion), los cuales constituyen los costes. El precio, por otro lado, genera un retorno, ya que ayuda a las otras mezclas de elementos de marketing. A pesar de que la oferta y la demanda manejan las decisiones respecto al precio, no son los únicos factores. Cualquier número de objetivo de precios puede entrar en juego, pero cuatro en particular aplican a la mayoría de las empresas.

Supervivencia

Los precios son flexibles. Una empresa puede bajarlos con el fin de aumentar las ventas como para mantener el negocio en marcha. La empresa utiliza un objetivo de precios basado en supervivencia cuando se está dispuesta a aceptar pérdidas a corto plazo en aras de la viabilidad a largo plazo.

Beneficio

Los precios tienen efectos directos e indirectos sobre los beneficios. El efecto directo se refiere a si el precio cubre el costo de producir el producto. El precio afecta al resultado indirectamente al influir en el número de unidades vendidas. El número de productos vendidos, también influye en la ganancia a través de economías de escala, el beneficio relativo de vender más unidades. El principal beneficio basado en la fijación de precios objetivos es maximizar el precio de rentabilidad a largo plazo.

Ventas

Las ventas orientadas a los objetivos de precios tratan de aumentar el volumen o cuota de mercado. Un aumento en el volumen de ventas se mide a través de períodos de tiempo específicos. La cuota de mercado de una empresa mide sus ventas frente a las ventas de otras empresas del sector. El volumen y cuota de mercado son independientes uno de otro, un cambio en uno no necesariamente estimular un cambio en el otro.

Status Quo

Un objetivo de precios status quo es un objetivo táctico que fomenta la competencia en factores distintos al precio. Se centra en mantener la cuota de mercado, por ejemplo, no aumentar, o coincidir con el precio de un competidor en lugar de superarlo. Los precios status quo pueden tener un efecto estabilizador sobre la demanda de productos de una empresa.

Créditos de las fotos

  • NA/Photos.com/Getty Images