Cuáles son los dos tipos de contabilidad financiera

Escrito por Marquis Codjia | Traducido por Enrique Pereira Vivas

Los dos tipos o métodos de la contabilidad financiera son la caja y el devengo. Aunque son distintos, ambos métodos se basan en el mismo marco conceptual de la contabilidad de doble entrada para registrar, analizar y reportar los datos de transacciones al final de un período determinado como un mes, un trimestre o un año fiscal.

Contabilidad de caja

Si eres propietario de un negocio, la adopción de la contabilidad de caja te permite centrarte sólo en las operaciones corporativas que involucran dinero. Otros acontecimientos económicos, los que no tienen entrada monetaria, no importan porque no entran en los estados financieros. Bajo el método de contabilidad de caja, un tenedor de libros corporativos siempre debita o acredita la cuenta de efectivo en cada entrada del diario, dependiendo de la transacción. Para registrar las remesas de los clientes, por ejemplo, el contador carga la cuenta de efectivo y acredita la cuenta de ingresos por ventas. No debes confundir un débito en efectivo con un débito bancario. El primero significa un aumento de dinero de la compañía, mientras que el segundo reduce los fondos en la cuenta de un cliente.

Contabilidad acumulativa

Bajo el método acumulativo, una empresa registra todos los datos de las transacciones, independientemente de los flujos monetarios o de las salidas. En otras palabras, este tipo de contabilidad incorpora el método de contabilidad de caja, pero va más allá al tener en cuenta todas las transacciones que constituyen las actividades operativas de la corporación. En un diccionario financiero, "acumular" significa la acumulación de un elemento y su registro como jurídicamente vinculante, aunque ningún pago en efectivo se lleve a cabo. Las frases "cuentas por pagar" y "cuentas por cobrar" ilustran a la perfección el concepto de lo devengado. Las cuentas por pagar, también conocidas como cuentas por pagar de proveedores, representan dinero que un negocio debe a los proveedores en un punto dado en el tiempo. La entidad acumula las deudas hasta que coloca las deudas subyacentes. El mismo análisis se aplica a las cuentas por cobrar de clientes, el otro nombre para las cuentas por cobrar, que representa a los clientes que te deben dinero de un negocio.

Conexión

Aunque la contabilidad de caja es distinta de la contabilidad acumulativa, ambos tipos se interrelacionan en el hecho de que ayudan a una empresa a producir un cuarteto de resúmenes completos y respetuosos de la ley de datos financieros al final de un período determinado. Estos incluyen un estado de situación financiera, un estado de pérdidas y ganancias, un estado de flujos de efectivo y un estado de cambios en el patrimonio neto.

Cumplimiento normativo

Aunque las agencias gubernamentales, como el Servicio de Impuestos Internos, aceptan la presentación de datos de valores de caja, el método de acumulación tiene más protagonismo en el mercado. Esto es especialmente cierto para las empresas que cotizan en bolsa que deben utilizar el método de lo devengado para registrar y reportar los hechos económicos. De lo contrario, podría invitar a la ira de los accionistas y al escrutinio de la Comisión de Valores de los Estados Unidos.

Créditos de las fotos

  • Medioimages/Photodisc/Photodisc/Getty Images