Las cuentas que conforman un balance de comprobación

Escrito por Marquis Codjia | Traducido por Antonella Iannaccone

    Un balance de comprobación es un resumen de datos de contabilidad de dos facetas que muestra dos columnas -débitos y créditos- ambos de los cuales muestran las cantidades totales. Si profundizas en balance de una empresa, se ve el quinteto de estados financieros -los activos, deudas, patrimonio, ingresos y gastos- que el negocio basa en registrar los hechos económicos.

    Bienes

    En un balance general, los activos están en la columna de débito -o "dr", como lo verías en los libros de algunas empresas. "Dr." y "Cr" -registro de débito y de crédito récord- representan aumentos y disminuciones de las cuentas de activo, dependiendo de la transacción. Los activos van desde dinero en efectivo y mercancías a los bienes inmuebles, instalaciones y equipos. El último triplete constituye los "activos de largo plazo" del balance.

    Deudas

    Las deudas representan compromisos financieros que una empresa debe cumplir al final de una fecha especificada -fecha de vencimiento- o a través de cuotas periódicas. Pensemos, por ejemplo, de los pagos hipotecarios que el propietario de una casa debe hacer todos los meses hasta la fecha de vencimiento. Una deuda de corto plazo, o pasivo, se vence dentro de 365 días. Los ejemplos incluyen cuentas por pagar los sueldos y los impuestos adeudados. Los acreedores esperan que los prestatarios paguen deudas a largo plazo -tales como los bonos por pagar- durante un período superior a 12 meses.

    Equidad

    Equidad se refiere a las tácticas de recaudación de fondos que una organización establece para avanzar en el comercio. Los ejemplos incluyen las acciones preferidas, la prima en colocación de acciones y acciones ordinarias -todos los cuales representan el dinero proveniente de los inversores. Elementos patrimoniales que se derivan de las operaciones internas incluyen los pagos de dividendos, recompra de acciones y las utilidades retenidas -también conocidos como los beneficios acumulados, los ingresos no distribuidos o utilidades retenidas. En un léxico financiero "acciones recompradas" y "acciones propias" son términos intercambiables.

    Ingresos

    En un balance general, los ingresos de las cuentas tocan cualquier cosa que aporta fondos a las arcas corporativas. Los ejemplos van desde aumentos de la inversión y las ventas de mercancías a proveedores con rebajas y descuentos, reintegros fiscales y la prestación de servicios. Una empresa invierte -o juega el juego de la bolsa, como la gente de finanzas suele decir- para hacer dinero extra, una decisión inteligente para capear una mala economía y mantener operativos a nivel con bóvedas de capital.

    Gastos

    En los informes de negocio financiero, hay tres tipos de cuenta: mercancías, operativos y no operativos. La mercancía gasto también se conoce con el nombre "costo de venta", "costo de los bienes vendidos" y "gastos por inventario". Los gastos de operación van desde gastos de salarios y de la publicidad para material de oficina, el dinero pagado para hacer frente a cuestiones regulatorias, litigios, la renta y el seguro. Los cargos no operacionales incluyen las pérdidas y ganancias debido a los eventos de una sola vez, como el mal tiempo y la legislación de nuevos negocios.

    Créditos de las fotos

    • Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images