Cuáles son los cuatro tipos de informes de auditoría

Escrito por KJ Henderson | Traducido por Enrique Pereira Vivas
Un informe de auditoría es un informe independiente sobre la situación financiera de una empresa.

Un informe de auditoría es un informe independiente sobre la situación financiera de una empresa.

Un informe de auditoría es una evaluación de la situación financiera completa de una pequeña empresa. Completado por un contador público externo profesional, este documento cubre los activos y los pasivos de una empresa, y presenta la evaluación educada del auditor de la posición financiera de la empresa y su futuro. Los informes de auditoría están obligados por ley si una empresa cotiza en bolsa o en una industria regulada por la Securities and Exchange Commission (SEC). Las empresas que buscan financiación, así como aquellas que buscan mejorar los controles internos, también encuentran que esta información es valiosa. Hay cuatro tipos de informes de auditoría.

Opinión sin reservas

A menudo llamado una opinión limpia, una opinión sin salvedades es un informe de auditoría que se emite cuando el auditor determina que cada uno de los estados financieros facilitados por la pequeña empresa está libre de distorsiones. Además, una opinión sin reservas indica que los registros financieros se han mantenido de acuerdo con las normas conocidas como Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados (GAAP, por sus siglas en inglés). Este es el mejor tipo de informe que una empresa puede recibir. Por lo general, un informe sin reservas consiste en un título que incluye la palabra "independiente". Esto se hace para ilustrar que fue preparado por una tercera parte imparcial. El título es seguido por el cuerpo principal. Compuesto de tres párrafos, el cuerpo principal destaca las responsabilidades del auditor, el propósito de la auditoría y las conclusiones del auditor. El auditor firma y fecha el documento, incluyendo su dirección.

Opinión calificada

En situaciones en las que los registros financieros de una empresa no se han mantenido de acuerdo con los GAAP, pero no se identifica ninguna tergiversación, un auditor emite una opinión con salvedades. La redacción de una opinión calificada es muy similar a la de una opinión favorable. Una opinión calificada, sin embargo, incluye un párrafo adicional que pone de manifiesto la razón por la que el informe de auditoría no está descalificado.

Opinión adversa

El peor tipo de informe financiero que puede ser emitido para una empresa es una opinión adversa. Esto indica que los registros financieros de la empresa no se ajustan a los GAAP. Además, los estados financieros facilitados por la empresa han sido groseramente tergiversados. Aunque esto puede ocurrir por error, a menudo es una indicación de fraude. Cuando este tipo de informe se emite, una empresa debe corregir sus estados financieros y deben volverse a auditar, ya que los inversores, prestamistas y otras partes que lo soliciten por lo general no lo aceptarán.

Abstención de opinión

En algunas ocasiones, el auditor no puede completar un informe de auditoría preciso. Esto puede ocurrir por una variedad de razones, tales como la ausencia de registros financieros apropiados. Cuando esto ocurre, el auditor emite una abstención de opinión, afirmando que el dictamen de la situación financiera de la empresa no se pudo determinar.

Créditos de las fotos