¿Cuál es la diferencia entre los ingresos prorrateados y asignados?

Escrito por Jake Wayne | Traducido por Juan Orduna

Los impuestos son una parte importante de cualquier estrategia y operación de la pequeña empresa y el manejo de tus ingresos puede hacer una gran diferencia en tu pago total de impuestos. Los incentivos estatales y federales y los gastos del negocio te permiten como propietario de un negocio, contar sólo con una parte de tus ganancias del total de ingresos de tu negocio. Parte de esta designación depende de si los ingresos son prorrateados o asignados.

Términos y designaciones fiscales

"Ingresos asignados" e "ingresos prorrateados" son dos designaciones puestas en diferentes fuentes de ingresos para efectos fiscales. Son un tanto arbitrarias y en algunos casos se pueden aplicar tanto a un depósito como a una transacción específica. Ambos términos son más fáciles de entender si se acepta la definición de valor nominal, en lugar de tratar de entenderlos profundamente.

Ingresos a prorrata

Ingresos a prorrata es la designación aplicada a los ingresos que están parcialmente sujetos a impuestos. Por ejemplo, el ingreso diario de una tienda al por menor es el ingreso prorrateado. Antes de la determinación del ingreso gravable, el dueño de la tienda le resta primero sus gastos operativos y la depreciación de los equipos. Ingresos a prorrata es la etiqueta de ingresos predeterminada para los ingresos empresariales.

Ingresos asignados

Ingresos asignados es la etiqueta aplicada a los ingresos que son 100 por ciento sujetos a impuestos. Según el abogado de impuestos John Karayan en un artículo para el American Institute of CPAs (Instituto Americano de Contadores Públicos), la determinación los hechos y las circunstancias debe constatar que el ingreso no fue el producto de las transacciones que provienen de la operación normal del negocio. Debido a los gastos corrientes normales no se aplican a este ingreso, no puedes deducir tus gastos corrientes del negocio.

Pruebas y determinación

Los funcionarios fiscales utilizan dos tipos de pruebas para determinar si el ingreso está sujeto a la asignación. Pruebas sobre las transacciones determinan si el ingreso se produjo en el marco del curso normal del negocio del contribuyente. Si no es así, esos ingresos podría llegar a ser asignados. Las pruebas funcionales se fijan en el carácter y la naturaleza de los ingresos. Si proviene de fuentes que normalmente no están conectadas con el curso normal de los negocios, los ingresos podría asignarse.

Precauciones de sentido común

La legislación fiscal es confusa, complicada y sujeta a grandes multas, incluso por cometer un error involuntario. La cuestión del criterio de los ingresos prorrateados contra los asignados es incluso más que muchos otros aspectos que la fiscalización. Si tienes alguna confusión o pregunta relacionada al tema fiscal, consulta con un profesional como un contador o abogado de impuestos.

Referencias

Créditos de las fotos

  • Hemera Technologies/Photos.com/Getty Images