Lista para iniciar tu salón de belleza

Escrito por Karl Bruce | Traducido por Juan Ignacio Ceviño

El deseo de verse y sentirse atractivo es importante para casi todos, lo que hace que la apertura de un salón sea una opción de negocio inteligente para la persona de mente emprendedora con una pasión por el peinado del cabello o la belleza. Iniciar un nuevo salón, sin embargo, a menudo requiere una cantidad significativa de planificación y trabajo. Una lista de comprobación de inicio puede ayudar a que esto sea más eficiente y también puede ayudar a determinar los detalles importantes como la adquisición de fondos.

Establece una estructura legal

Determina si deseas que la estructura legal de tu negocio sea una empresa unipersonal, sociedad, una sociedad de responsabilidad limitada (LLC), o una corporación. Como propietario único o socio, todo, tanto personales como de negocios relacionados, está en riesgo en caso de que seas demandado por un cliente. Si decides convertirte en un LLC, tus riesgos personales son limitados, sin embargo, los LLC no se reconocen como una clasificación imponible por el Servicio de Rentas Internas o Hacienda (IRS). Después de establecer tu estructura jurídica, las sociedades de responsabilidad limitada y las empresas deben ir a la página web del IRS para solicitar un número de identificación fiscal federal para efectos fiscales.

Elige una locación

La ubicación de tu salón es uno de los elementos más cruciales en tu lista. Al escoger un espacio para tu nuevo negocio, toma el tránsito peatonal y la visibilidad en consideración, así como también el número deseado de sillas de estilista para tu salón, espacio para servicios adicionales y la disponibilidad de aparcamiento. Según SpaBuilder, la mayoría de los salones requieren un mínimo de 1.000 pies cuadrados (304 metros cuadrados).

Obtiene tu licencia y seguro

Solicita una licencia de propietario de un salón en el Departamento de cosmetología de tu estado o en la oficina de licenciamiento apropiada en tu área. Muy a menudo tendrás que hacer una cita para que un representante visite el lugar para verificar que se cumplen los requisitos establecidos por el Estado en lo que respecta a los salones, lo que generalmente significa que tú y tus estilistas tendrán que tener la adecuada concesión de licencias para hacer peinados, uñas o cualquier servicio que tengas la intención de proporcionar. También, tendrás que cumplir con el saneamiento del gobierno, el fuego y los códigos eléctricos. Además, comunícate con tu agente de seguros para discutir las necesidades de tu seguro como el dueño de un salón de belleza. El negocio tendrá que estar protegido contra daños, robo y responsabilidad potencial.

Compra muebles y equipos de salón

Muebles con forma de estaciones de salón y de uñas, sillas, espejos y una mesa de recepción son todos los elementos necesarios al abrir un salón de belleza. Cuencos con champú también serán necesarios, junto con los servicios de un plomero para su correcta instalación. Además, secadores de pelo y equipos de lavandería para la limpieza de las toallas son algunos de los otros elementos básicos que necesitarás para empezar. Un sistema informático equipado con la última programación de salón o un software de gestión te ayudará a llenar los libros y manejar tu negocio. Teléfonos, una caja registradora, una máquina de tarjetas de crédito u otro método de recolección de pagos también deben estar en su lugar.

Compra suministros de salón

Tendrás que mantener algunos elementos esenciales a mano, tales como champú, acondicionadores, toallas y cortinas. También tendrás que comprar unas tijeras para cortar el cabello, peines, cepillos, productos para teñir el cabello, rodillos, barras y productos para el cabello, tales como aerosoles para el cabello, geles y mousses. Otros elementos necesarios en un salón incluyen carros de suministros para sostener rodillos y barras, y productos para las uñas y el cuerpo.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Photos.com/Getty Images