La guía completa para abrir y dirigir un restaurante

Escrito por Rick Suttle | Traducido por Eduardo Sanchez

Abrir un restaurante requiere mucho esfuerzo y dedicación. Antes que nada, deberás decidir el estilo y concepto que tendrá tu restaurante. Por ejemplo, puedes abrir un restaurante casual para cenar con un estilo que recuerde a los años 50; si fuera el caso, podrías decorar el lugar con fotos de la época, homenajes a películas e incluso automóviles. Puedes visitar el sitio Business.gov para revisar qué licencias son necesarias.

Importancia

Deberás escoger entre si abrir tu propio restaurante o ser parte de una franquicia. En sitios como Franchiseopportunities.com o Franchisedirect.com encontrarás opciones de franquicias de las cuales podrás abrir una sucursal. Escoge la opción de franquicia que mejor se acomode a tus propuestas o ideas. Busca proveedores al mayoreo para los alimentos si es que abres tu propio restaurante; el primer paso a seguir es contactar a la Asociación Nacional de Restaurantes (en Estados Unidos) en su página web Restaurant.org. Entre otros artículos imprescindibles se encuentran trapos, escobas, papel higiénico, jabón y diferentes materiales además de la comida. Será mucho más conveniente si encuentras algún proveedor que se adapte a tus necesidades, ya que el proceso para concretar tus pedidos será mucho más sencillo.

Ubicación

Ubica tu restaurante en un área recurrida por personas y automóviles. Por ejemplo, un establecimiento atractivo cerca de la zona de oficinas administrativas te podría convenir. Si se llegara a tratar de un lugar cerca del centro de la ciudad, lo mejor sería un lugar de comida rápida. La página de Internet Entrepreneur.com te recomienda que la ubicación de tu restaurante sea congruente con el tipo de clientes que tengas en mente. Es decir, si los platos del menú son relativamente caros, localizarás tu restaurante en un área residencial donde viva gente de alto ingreso. De la misma manera, si el ingreso de la gente que vive en la zona elegida es menor, tu menú deberá ser más económico.

Equipo y abastecimiento

Necesitarás refrigeradores, congeladores y un cuarto refrigerado en tu restaurante. Éste último se utiliza para almacenar alimentos como lechuga, carne y distintas salsas; también podrás guardar aquí las sobras de comida que hayan quedado después de la hora de cierre. Entre el equipo, puedes tener hornos, estufas, planchas, mesas de cocina, gabinetes y un sistema para las ventas. Este sistema incluye la caja registradora y dispositivos electrónicos donde los meseros pueden tomar y recibir las órdenes. Este sistema también te servirá para tener un control digital de las ventas y gastos. Entre otros artículos incluidos en la lista de equipo y abastos están las máquinas automáticas de bebidas, cartas con el menú, ollas y cazuelas, utensilios, abrelatas, tabla para picar alimentos, cubiertos y guantes.

Reclutamiento y capacitación

El número de empleados que necesitarás depende directamente del tamaño de tu restaurante. Si tu establecimiento permanecerá abierto durante muchas horas, el número de empleados aumentará. Si tu restaurante es pequeño, puedes empezar contratando a un familiar o conocido, lo que disminuirá la cantidad de trabajo. Contrata a un administrador si hay más de un turno dentro de los puestos. Puedes publicar anuncios en los periódicos solicitando ayuda. Si contratas gente que ya tenga experiencia, su rendimiento será mejor desde el primer día; capacita a tus empleados en forma coherente a como quieras que trabajen. Hazles saber el tamaño de los platillos y los ingredientes incluidos en cada uno. Uno de los mayores gastos que experimentarás será la comida y condimentos.

Servicio

Los aspectos más importantes en el trato hacia los clientes son la hospitalidad, la calidad, el servicio y la limpieza. La gente asocia un restaurante con los empleados que tenga; la gente también espera que le sirvan comida de buena calidad con un tiempo de espera reducido. Por ejemplo, los platillos calientes se deberán servir como si estuvieran recién preparados. Los alimentos que han sido almacenados durante mucho tiempo deberán tirarse a la basura. Encarga a al menos un empleado para encargarse de la limpieza en los pisos y ventanas. Un restaurante sucio no atraerá gente. Si las mesas y los pisos en tu restaurante se encuentran sucios, tus ventas se verán reducidas.

Publicidad

Estudia la publicidad que utiliza la competencia. Si otros restaurantes se anuncian constantemente en revistas de ofertas, es porque está recibiendo una gran ganancia a partir de ahí. Organiza un evento de inauguración para tu restaurante con efectos que atraigan gente, como carteles, globos y música, de acuerdo al tipo de restaurante que abrirás. Puedes, incluso, contactar al periódico local o noticiero televisivo. Pídeles a los reporteros si pueden promocionar tu establecimiento en sus distintos artículos.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images