Ideas de negocio para una tienda de ropa que fracasa

Escrito por Anne Hirsh | Traducido por Beatriz Sánchez

Salva a tu tienda de ropa en apuros centrando cada esfuerzo de marketing específicamente en la gente que tiene más posibilidades de gastar dinero en tu tienda. Dales una razón convincente para que te compren a ti en lugar de a los competidores, como productos originales de los diseñadores locales, servicios personalizados o recompensas a los compradores habituales. Necesitas gastar un poco haciendo marketing de estas características, pero si calculas el presupuesto cuidadosamente, las ventas añadidas deberían más que compensar los costes directos.

Evaluar de nuevo los esfuerzos de marketing

Tus esfuerzos de marketing son la única forma de conseguir que la gente vea tu tienda. Si no lo haces aún, controla cada esfuerzo de marketing que hagas. Esto puede significar pedir a todos los cajeros que pregunten a los clientes cómo han conocido la tienda y que anoten la respuesta, o puedes añadir códigos de control a los cupones. Haz una lista de todos los gastos de marketing y si has visto o no resultados de cada uno. Deshazte de las cuentas que no funcionan y compra un tipo distinto de marketing más específico para tus clientes. Por ejemplo, si imprimes cupones en una libro de cupones general de la comunidad pero te das cuenta de que los cupones apenas aparecen en la tienda, intenta comprar un anuncio en un sitio web relacionado con la moda que sea frecuentado por tu público. Aprovéchate de las redes sociales creando una página para tu tienda y pidiendo a tus clientes actuales que se unan. Sus amigos verán la conexión y vendrán a la tienda para saber mejor lo que haces.

Organiza una muestra anticipada

Las muestras anticipadas permiten a los diseñadores locales mostrar y vender sus objetos en tu tienda, mientras te llevas un porcentaje de los beneficios. Organizar uno o una serie de estas muestras te dará un evento específico para promocionar y conseguir gente en tu tienda, y puedes pedir al diseñador que asista para conseguir una clientela mayor. Ponte en contacto con diseñadores de ropa, joyas, bolsos y accesorios cuyos productos se complementen bien con tu oferta pero no compitan directamente. Dales una cantidad determinada de espacio y déjales poner un expositor. Por cada objeto que venda el diseñador, te quedarás con un porcentaje acordado entre tú y el diseñador anticipadamente. Esto suele ser entre un 40% y un 50%, puesto que tu pagas las promociones y los gastos generales y ten encargas del registro de ventas e impuestos. Si los productos de la persona se venden particularmente bien, pídele que lleve sus productos en consigna durante los próximos meses.

Añade servicios

Ofrece servicios que se centren en la comodidad del cliente. Por ejemplo, si tu grupo demográfico objetivo son las mujeres de negocios, ofrece un servicio que les permita llamar anticipadamente para indicar la talla, estilo y preferencias de color, y consigue que les muestren una selección de opciones cuando lleguen. Este servicio cuesta sobre todo tu tiempo, y si el negocio es lento, deberías tener un poco para dedicarle. Si tu tienda está en una ciudad que tiene mucho tráfico a pie, ofrece un servicio de envío o entrega a domicilio para tus clientes para que no tengan que llevar las bolsas por la ciudad.

Analizar el comportamiento de los clientes

Comprueba el comportamiento de los clientes en la tienda. Por ejemplo, si suelen buscar con entusiasmo y salen poco después de darle la vuelta a una etiqueta de precio, seguramente tus precios son demasiado altos para tu base actual de clientes. Puede que necesites bajarlos o dirigirte a un grupo demográfico que tenga mayores ingresos. Si la gente echa un vistazo a la tienda y después sigue andando, puede que tu interior necesite atención. Crea un entorno acogedor pero no abrumador con sonidos, olores e imágenes agradables, en este caso.

Créditos de las fotos

  • Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images