Hacer una guía de precios para el lavado a presión

Escrito por Nicholas Pell | Traducido por Martín Giovana

Fijar un precio a tu lavado a presión es una de las partes más importantes de tu negocio. Necesitas encontrar el punto justo que te permita lograr el mayor beneficio consiguiendo mayor cantidad de clientes. Lo primero que debes hacer después de comprar tu equipo es llegar a una estructura de precios adecuada.

Costos

Existen varios gastos relacionados con lavado a presión. Hacer un cuadro de los costos es el primer paso hacia el establecimiento de tus precios. Ten en cuenta el costo de los equipos, alquiler, mano de obra y materiales. Una vez que se ha sumado el importe total de todos tus gastos, tienes el número más bajo del que no puedes cobrar menos sin perder dinero.

Experiencia

De acuerdo con The-Power-Washer-Advisor.com, la tasa promedio por hora para el lavado a presión es de US$100. Los trabajadores menos experimentados ganan menos que esto, a veces tan bajo como US$60 por hora. Puedes aumentar sus precios a medida que adquieras más experiencia. Ten cuidado al fijar tus precios demasiado bajos, ya que los clientes suelen ir por un precio más barato en la ciudad y te abandonarán cuando comiences a ganar más experiencia y aumentes tus costos.

Competencia

Tus precios no están sólo en función de lo que quieres cobrar. Éstos también están en función de lo que cobra la competencia. Estudia la competencia. Llama a tu alrededor y entérate lo que las otras empresas de lavado a presión están cobrando por una hora de trabajo. Puedes socavar estos precios un poco al principio, mientras que no tengas experiencia y elevar los estándares de la industria a medida que adquieras más experiencia. Hacer cupones para clientes de primera vez es una forma de competir sin tener que bajar demasiado los precios.

Tareas

No todas las tareas son las mismas, incluso los que tienen la misma cantidad de tiempo. Algunos materiales de construcción son más fáciles de limpiar con una máquina a presión que con otras. Otros trabajos tienen menos tierra para limpiar. Una estructura de precios matizada le permite a tus clientes que sientan que están recibiendo lo que pagan. También te permitirá una mayor oportunidad de explicar por qué cobras lo que cobras, en lugar de sonar como que hiciste un precio por arte de magia.

Créditos de las fotos

  • Creatas/Creatas/Getty Images