¿Cuándo comenzar a cobrar por hacer diligencias para otros?

Escrito por Tracy Stefan | Traducido por Maria del Rocio Canales

La generosidad tiene su lugar, pero el momento para empezar a cobrar por hacer las compras de la gente es de inmediato. Nadie puede manejar un negocio de forma gratuita. La razón por la que gente y las empresas contratan conserjes personales es para ahorrar tiempo y energía. Debido a que las personas ocupadas cada vez necesitan más tiempo, la contratación de una persona para hacer compras y entregas es una solución atractiva. Se espera que las oportunidades de empleo en el campo del cuidado personal y los servicios aumenten en un 20,4 por ciento en la década de 2008 a 2018, lo cual es casi dos veces más rápido que las demás ocupaciones, según un informe de la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos (BLS).

Tiempo

El tiempo que ahorras a tus clientes en hacer sus compras, recoger su correo, sus alimentos, la tintorería o su carro es tiempo que no inviertes en hacer otra cosa. Registra el tiempo dedicado a cada servicio para los clientes. Los clientes habituales pueden tener una rutina predecible para hacer sus diligencias, haciendo que sea más fácil registrar el tiempo. Los clientes que requieren que recorras distancias más largas de lo usual deben de pagar por ello. Puedes cobrarles por hora, por visita, por semana o por mes. Puedes ofrecer tarifas especiales a los clientes frecuentes. Investigando los servicios similares en tu área te ayudará a determinar una tarifa justa por tu tiempo. Poner un precio muy alto o demasiado bajo a tu tiempo minará tu credibilidad, así que asegúrate de pensar en ello cuidadosamente antes de comenzar tu negocio.

Gasolina

Debes tener en cuenta la cantidad de combustible que consumes en el transcurso de las diligencias de los demás desde el principio y cobrar por ello, para que evites gastar más en gasolina de lo que gastas. Si usas tu propio coche, incluye una tarifa por kilometraje para cubrir el costo de tu gasolina, el cual debe ser considerable cuando recorres distancias largas. Esta tarifa también debe cubrir la depreciación de tu vehículo y los gastos de seguro correspondientes. Si estás haciendo uso de una bicicleta, los honorarios del servicio básico incluyen el costo de los alimentos que te mantienen con energía, especialmente si cubres largas distancias, y el costo del mantenimiento de la bicicleta como las llantas extras o el aceite para la cadena. Si haces tu trabajo a pie, asegúrate de incluir el costo de zapatos decentes para caminar y el costo de los autobuses y taxis que utilices. Al recoger o entregar los artículos a pie o en bicicleta, es posible que desees cobrar por volumen, ya que tienes una capacidad física limitada para transportar mercancías.

Los peajes y tarifas de estacionamiento

Tu tarifa por cliente también debe incluir el costo del peaje y de estacionamiento que debes pagar mientras haces las compras y entregas de los demás. Las áreas metropolitanas generalmente tienen tarifas de estacionamiento altas que dependen del tiempo. Si estás trabajando en un distrito ocupado, el costo del estacionamiento mientras haces las compras o entregas debe ser incluido en el cobro por tus servicios.

Costo

Lo que cobras a cada cliente depende de sus necesidades individuales. Los clientes cuyas diligencias consumen una cantidad de gasolina, tiempo y energía mayor de lo habitual, deben pagar más para cubrir sus costos adicionales. Investiga y evalúa los costos pertinentes antes de llevar a cabo los mandados especiales para que no acabes gastando más de lo que ganas. Lleva un registro de todos tus gastos y re-evaluar el costo de hacer negocios regularmente para mantenerte al día con la inflación. A medida que el precio de la gasolina, por ejemplo, sigue aumentando, debes aumentar tus honorarios.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Photos.com/Getty Images