Estrategias de fijación de precios en restaurantes

Escrito por It Still Works Staff | Traducido por Gabriela Nungaray

Los restaurantes están bien si tienen un margen de beneficio del 5 por ciento, según la revista "Forbes". Debido a que los restaurantes tienen un pequeño margen de beneficios, tienes que poner en práctica estrategias eficaces de fijación de precios de alimentos con el fin de mantenerte en el negocio. La investigación de las fluctuaciones de precios de los alimentos, los precios de los restaurantes de la competencia y la demanda del cliente te ayudarán a fijar los precios de menú y dictar qué tipo de beneficios puedes esperar.

Precio de coste incrementado

Los restaurantes deben usar precio de coste incrementado para garantizar un beneficio. Incluyen todos los gastos generales que se producen cuando se ejecuta un restaurante, incluyendo la renta, los salarios de los camareros y cocineros, y el gas y la electricidad para alimentar la cocina y el comedor. A continuación, el margen de beneficio debe ser considerado. El propietario tiene que obtener un beneficio con el fin de hacer que el negocio valga la pena mantenerlo abierto. Este beneficio incluye los salarios para el propietario, así como la capacidad de realizar reparaciones en el restaurante y ampliar el restaurante, si es necesario. Agrega el porcentaje de utilidad deseada al porcentaje los gastos generales. Este porcentaje debe ser añadido en el costo de cualquier artículo de comida, lo que lleva a los precios que pagas por los alimentos y los gastos generales y da lugar a un beneficio.

Fluctuaciones del mercado

Los precios de alimentos fluctúan a menudo debido a los desastres naturales o las pobres temporadas de crecimiento. Los restaurantes, sin embargo, suelen tener precios estables en sus menús. Esto significa que a veces el plato obtendrá más beneficios, sobre la base de los gastos de alimentación. Al fijar los precios del menú, el dueño del restaurante debe asegurar que los altos precios de los alimentos no causarán al restaurante perder dinero suficiente para ir a la quiebra. En cambio, el precio del menú debe ser mayor para permitir un cojín al precio.

Clientela

Los dueños de restaurantes deben conocer los tipos de clientes que desean atraer, y considerar esta clientela al fijar sus precios. Un restaurante de comida rápida que ofrecen comidas rápidas y baratas para muchas personas. Los clientes vienen a comer porque no quieren gastar mucho dinero y no quiren ir a un restaurante de lujo por la misma comida. Otras personas puede esperar en un restaurante chic que los precios son más altos. Si los precios son sorprendentemente baratos, podrían cuestionar la calidad de la comida o restaurante.

Bueno, mejor, el mejor

Los restaurantes deben ofrecer una estrategia de precios "Bueno, mejor, el mejor" donde tres estilos del mismo plato se ofrecen en el menú. La "buena" (la más barata) podría ser sólo una hamburguesa. "Mejor" (precio medio) podría ser una hamburguesa con papas fritas y ensalada. "El mejor" (más caro) podría ser la hamburguesa con papas fritas, ensalada y postre. La mayoría de la gente va a comprar la opción de precio medio. Sin la opción más cara, sin embargo, los restaurantes están perdiendo dinero que un cliente podría haber pasado, ya que el cliente siempre favorece la mejor opción. Aunque pocas personas ordenarán la opción más barata, sin ella, las otras opciones no se ven tan atractivas.

Créditos de las fotos

  • Thinkstock/Comstock/Getty Images