Lineamientos para fijar precios de una empresa de limpieza

Escrito por Lisa Magloff | Traducido por Laura Gonzalez
Usar los lineamientos de precios correctos puede ayudar a que tu negocio de limpieza sea exitoso.

Usar los lineamientos de precios correctos puede ayudar a que tu negocio de limpieza sea exitoso.

Determinar qué precios cobrar puede ser una de las partes más difíciles de la creación de una empresa de limpieza. Para atraer y mantener a los clientes, es necesario establecer tus precios a un nivel realista. Los precios exactos que establezcas dependerán de varios factores, incluyendo la ubicación, el tipo de negocio de limpieza, oficina, comercial o de hogar, y quiénes son tus clientes. Sin embargo, puedes utilizar una serie de directrices que te ayudarán a fijar los precios.

Investiga la competencia

Comienza investigando lo que tus competidores cobran por servicios similares. Para ser competitivo, tus precios no deberían desviarse demasiado de los de tus competidores. Para empezar, es posible que desees establecer tus tarifas por debajo de las de tus competidores, para atraer nuevos negocios. O bien, es posible que desees fijar tus precios más altos que tus competidores, pero venderte como un servicio de mayor calidad, ofreciendo un mejor servicio o adicionales. Para cualquiera de estas estrategias, tendrás que saber lo que cobran tus competidores.

Objetivo de ganancia

Para desarrollar tus pautas de precios, también tendrás que decidir qué beneficio quieres lograr. En primer lugar, determina tus costos y gastos para cada trabajo, tales como viajes, material, mano de obra y comercialización. Establece una cantidad de ganancia que desees obtener en cada trabajo y súmale tus costos. Este será el precio que deberías cobrar. Si parece alto o bajo en comparación con la competencia, es posible que tengas que ajustar tu precio.

Lineamientos básicos

Para los trabajos más pequeños, puedes utilizar varios modelos de precios básicos. Puedes fijar un precio por hora. Esto funciona bien con la limpieza doméstica, cuando por lo general hay solo un limpiador y la cantidad de trabajo puede variar de semana a semana. También puedes fijar un precio por pie cuadrado. Esto funciona mejor con trabajos de limpieza de negocios u oficinas. Si eres un limpiador con experiencia, puedes solo estimar el tiempo que un trabajo te llevará y, basar tus precios en eso.

Lineamientos de carga de trabajo

Para trabajos más grandes, se necesita una pauta de precios más sofisticada. Debido a que cada edificio es único, una manera de fijar los precios para trabajos grandes es mediante el uso de lineamientos de precios basadas en la carga de trabajo. En este método de fijación de precios, debes hacer una lista de información para cada edificio, como las medidas de la sala, el número de lavabos e inodoros, tipo y dimensiones de los pisos. A continuación, debes unir esa información con las tareas necesarias de limpieza y la cantidad promedio de tiempo necesario para cada tarea. Por ejemplo, 25 lavabos, a tres minutos por cada uno, serían 75 minutos para los lavabos. A continuación, debes suman todos los tiempos y multiplicarlos por un precio por hora para conseguir la cifra final.

Tipo de contrato

Tus lineamientos de precios también deberían tener en cuenta que es posible que desees ofrecer tarifas mensuales o anuales. Algunas empresas de limpieza, especialmente aquellas que trabajan con clientes comerciales y de negocios, también tienen en cuenta la duración del contrato. Podrías cobrar más por un trabajo de una sola vez que por un contrato para limpiar todas las semanas durante un año. Para trabajos grandes, es posible que también desees asegurarte de que el precio inicial deje espacio para la negociación con el cliente, y posiblemente podrías reducir tu precio a cambio de un contrato por más tiempo.

Créditos de las fotos

  • Stockbroker/Valueline/Getty Images