Margen variable vs. margen bruto

Escrito por Kevin Johnston | Traducido por Enrique Pereira Vivas

Siempre debes medir tus márgenes de beneficio para tu pequeña empresa. Esto se puede hacer de diferentes maneras y el método que elijas te puede decir qué gastos debes incluir en tus precios. El margen bruto te ayuda a mantenerte al tanto de tus ganancias sobre el inventario y el margen variable te permite identificar los gastos generales que afectan a tus ganancias.

Margen bruto

Los márgenes brutos de beneficio se calculan sobre las ventas totales. Debes restar el costo de ventas de las ventas. El costo de ventas se calcula así: el inventario inicial más el nuevo inventario menos el inventario final. Por lo que tu margen bruto es ventas menos el costo de los bienes vendidos. Puedes convertir esto en un porcentaje dividiendo el beneficio por el costo de los bienes vendidos y multiplicando por 100. Por ejemplo, las ventas de US$1.000.000 con una cifra de US$700.000 como costo de la mercancía vendida se calculará tomando 1.000.000 menos 700.000, lo que equivale a una utilidad de US$300.000. Divide la ganancia de 300.000 entre 700.000 lo que equivale a 0,42. Multiplica por 100 y te encuentras con un margen de 42 por ciento del beneficio bruto. El costo de ventas es del 58 por ciento de las ventas.

Margen variable

El margen variable empieza con los ingresos por ventas, pero utiliza el costo de venta y de administración como una manera de calcular tu porcentaje de utilidad. Suma tus ingresos totales por ventas. Suma todos tus gastos de comercialización y administración, así como el envío y la facturación. Resta tus gastos variables de tus ingresos. Divide tus costos variables por tu beneficio y multiplica por 100. Por ejemplo, las ventas de US$1.000.000 menos los costos variables de US$150.000 es igual a 850.000. Divide 150.000 entre 850.000 para una cifra de 0,17. Multiplica por 100 y los costos variables son el 17 por ciento de las ventas. El margen de beneficio variable es del 83 por ciento.

Precio del margen bruto

Utiliza una fórmula simple para mantener tu margen bruto al tasar artículos. Resta el margen de 100 por ciento y divide el costo del artículo por el resultado. Por ejemplo, si quieres un margen del 30 por ciento y un artículo cuesta US$5, divide cinco entre (100 por ciento menos el 30 por ciento). Esto significa que divides cinco entre el 70 por ciento. Es más fácil decirlo de esta manera: cinco dividido entre 0,70. Esto es igual a 7,14. Establece el precio de US$7,14 para mantener un margen bruto del 30 por ciento.

Precio del margen bruto más el margen variable

Usa tus gastos variables y tu margen bruto para cubrir todos tus costos al fijar los precios. Encuentra el costo de tus artículos, por ejemplo, US$5. Divide entre el margen bruto y los gastos variables. Es posible que tengas un margen bruto del 30 por ciento y los gastos variables de 15 por ciento. Entonces, cinco dividido entre (100 por ciento menos el 30 por ciento menos el 15 por ciento) se traduce a cinco dividido entre 55 por ciento. Escríbelo como cinco dividido entre 0,55. Encontrarás que necesitas establecer un precio de US$9,09 para cubrir todos tus costos.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Comstock/Getty Images