Diez pasos para poner de nuevo en marcha mi proyecto

Escrito por Stacy Zeiger | Traducido por Esteban Arenas
Asegúrate de que todos los miembros del equipo están en la misma página para tener el proyecto en marcha.

Asegúrate de que todos los miembros del equipo están en la misma página para tener el proyecto en marcha.

Los proyectos rápidamente se desvían del camino por muchas razones. A veces no se cuentan con los fondos suficientes para completarlo. Otras veces los líderes fallan. Cualquiera que sea la razón por la que tu proyecto para tu pequeño negocio se ha desviado, sigue estos pasos para ponerlo de nuevo en la dirección correcta.

Determina el problema

Determina qué causó que el proyecto se desviara en primer lugar. Este puede ser el paso más difícil de todo el proceso porque puede implicar admitir que dejaste caer la pelota del liderazgo o que no planeaste apropiadamente. Compara los costos reales del proyecto con los costos proyectados y analiza el tiempo que ha tomado completar los componentes individuales del proyecto para encontrar los problemas.

Determina qué es importante

Antes de comenzar el proyecto nuevamente, determina qué elementos son más importantes. Determina qué pequeños detalles o tareas triviales pueden ser puestas de lado o que se puedan combinar con otros pasos, para acortar el tiempo que te tomará terminar el proyecto.

Comunícate con tu equipo

Presenta tus hallazgos a los demás miembros del equipo y muéstrales los elementos más importantes del proyecto. Busca su cooperación y asegúrate de que todos están en la misma página para el nuevo curso del proyecto.

Pon más fondos al proyecto

Si uno de los motivos por los que el proyecto se salió de curso es porque no tienes los suficientes fondos para completar los componentes importantes, encuentra una forma de obtenerlos. Esto puede implica contratar personas de forma temporal o delegar el proyecto.

Reasigna roles

Asegúrate de que estás usando a los miembros de tu equipo de forma efectiva. Analiza el desempeño de cada uno para determinar quién hará el mejor trabajado con lo requerido en el menor tiempo posible. No tengas miedo de admitir que quizá asignaste roles de forma equivocada y asigna nuevos roles.

Delega

Delega más tareas. Esto puede implicar incorporar más miembros al equipo o contratar servicios para completar los componentes de la tarea. Delegación puede ser costoso a largo plazo, pero puede valer la pena si terminas el proyecto en un tiempo razonable.

Crea una nueva línea del tiempo

Desaste de tu vieja línea del tiempo y desarrolla una nueva basada en los cambios que has hecho al proyecto. Analiza la vieja línea para descubrir cuándo el proyecto se salió de curso, para trazar una nueva línea más realista. Puedes haber sido poco realista sobre lo rápido que el proyecto pudo haberse completado.

Trabaja más horas

Si el proyecto se salió de curso, seguir pasando la misma cantidad de tiempo en él probablemente no te ayudará a ponerlo en marcha de nuevo. Invertir en tiempo extra, incluso una sola hora al día, te ayudará a mantener el proyecto en tiempo o incluso en adelantarlo.

Atente al plan

Hacer cambios en la línea del tiempo o en el proyecto puede hacer que se salga de curso nuevamente. Atente al plan que has creado y no permitas que otros miembros del equipo hagan cambios. Mientras que algunos cambios pueden parecer pequeños, un grupo de pequeños cambios puede cambiar el foco y el tiempo establecido del proyecto.

Motiva a los miembros del equipo

Después de trabajar en un proyecto que se ha salido de curso, los miembros de tu equipo pueden necesitar motivación. Toma tiempo para agradecerles su duro trabajo, dales charlas y dales recompensas ocasionales, como un desayuno o una cena para aquellos que trabajaron muchas horas en el proyecto.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images