¿Cuál es la diferencia entre una sociedad incorporada y una sociedad de responsabilidad limitada?

Escrito por Rod Howell | Traducido por Morena Parras

Una entidad constituida como una corporación y una sociedad limitada son dos estructuras de negocio bajo las que una persona puede operar su negocio. Existen diferencias entre ambas, incluyendo la forma en que se gestionan, como se les aplican los impuestos y cómo protegen a los propietarios de la responsabilidad. Una empresa incorporada requiere más papeleo para iniciar operaciones que una sociedad limitada. Sin embargo, esta última que es una variación de la estructura de una sociedad en general, necesita al menos dos socios, mientras que una corporación puede operar con un único propietario.

Entidad separada

La ley trata a las corporaciones como entidades separadas de sus dueños. Las empresas presentan sus propios impuestos, pagan sus cuentas y salarios y compran sus equipos. También pueden declararse en bancarrota y ser demandadas por terceros. Las sociedades limitadas, por otro lado, no se manejan como entidades separadas de sus dueños.

Operaciones de la compañía

Las operaciones corporativas son más complejas que las de las sociedades limitadas. Las corporaciones están a cargo de los funcionarios electos; quienes son elegidos por los accionistas en las reuniones especiales o anuales. Los accionistas que no puedan asistir a las reuniones a emitir su voto lo hacen vía proxy, que es a través de los miembros de la dirección corporativa. Esta y otras disposiciones se deben seguir para que las empresas mantengan su personalidad jurídica. Las sociedades limitadas deben tener al menos un socio general, que maneja el negocio y un socio limitado, que ha realizado una inversión en la sociedad, pero no está involucrado en las operaciones del día a día.

Impuestos

Las corporaciones se gravan por separado de sus propietarios. El Servicio de Impuestos Internos grava las ganancias empresariales a tasas tan bajas como el 15 por ciento en el momento de esta publicación. Las ganancias de las sociedades limitadas; sin embargo, no se gravan a nivel de empresa. Estas se pasan a través de los socios y se distribuyen según lo acordado. Los socios generales tienen que pagar impuestos como trabajadores autónomos, que cubre la Seguridad Social y Medicare, mientras que los socios limitados que no son empleados no tienen que hacerlo. Este proceso de paso, permite que las ganancias esquiven los impuestos federales y de esta forma evitar pagar impuestos dos veces. Las ganancias de las corporaciones son gravadas el doble, ya que, después de ser gravadas a nivel federal, las ganancias se distribuyen a los accionistas y se gravan de nuevo en sus declaraciones de impuestos individuales. No todas las empresas tienen ganancias sujetas a una doble imposición; las corporaciones S, un subcapítulo de una corporación regular, utiliza el modelo de paso a través de los socios para los impuestos a las ganancias.

Protección de responsabilidad limitada

La estructura empresarial corporativa ofrece a los propietarios la protección de responsabilidad limitada. Esto significa que si las corporaciones se declaran en quiebra o son demandadas, los propietarios no son personalmente responsables. En las sociedades limitadas, sólo los socios limitados están exentos del pago de las deudas y créditos de la empresa. Sin embargo, los socios generales pueden perder sus casas, automóviles y otros bienes personales para pagar las demandas y responsabilidades de la empresa.

Créditos de las fotos

  • Polka Dot RF/Polka Dot/Getty Images