Las desventajas de una corporación C

Escrito por Rod Howell | Traducido por José Antonio Palafox

Junto con el subcapítulo S, el subcapítulo C es una de las dos designaciones para una corporación bajo la estructura organizativa corporativa. Las corporaciones operan de manera diferente a las empresas constituidas como compañías, sociedades de responsabilidad limitada (LLC) o empresas individuales. Aunque hay ventajas al abrir una corporación, como la protección de la responsabilidad del propietario frente a las acciones de la empresa, también existen varias desventajas. De hecho hay más desventajas para una corporación designada como subcapítulo C que para una S.

Costos para establecerla

Dependiendo de cómo esté establecida la empresa, puede costar miles de dólares abrir una corporación. Hay varias cuotas relacionadas con el establecimiento de una corporación que los propietarios deben pagar. Estas son evaluadas para la presentación de los artículos del acta constitutiva, que son documentos detallando qué es el negocio, quién está a cargo, e información adicional como direcciones, números de teléfono y en qué estado se llevan a cabo los negocios la empresa. Existen otras cuotas gubernamentales, además de los honorarios de los abogados que preparan el papeleo. Las corporaciones también se pagan cuotas anuales al estado para poder operar en su jurisdicción. Sin embargo, hay maneras para que los propietarios puedan eludir algunas cuotas, como los honorarios de los abogados, si presentan la documentación ellos mismos.

Doble imposición

Los ingresos recibidos por los accionistas de una corporación subcapítulo C a través de dividendos (que es cómo se distribuyen las utilidades de la empresa) están sujetos a una doble imposición, o sea a pagar impuestos dos veces. Las corporaciones, a diferencia de otras empresas que son consideradas como individuales o sociedades, presentan sus propios impuestos por separado a los de sus propietarios y a sus propias tasas tributarias. Después de que las ganancias de la empresa son gravadas a nivel corporativo, se distribuyen a los accionistas, que deben informar la cantidad recibida en sus declaraciones de impuestos individuales. Este no es el caso de las corporaciones subcapítulo S, donde los beneficios transferidos son gravados a nivel corporativo y luego distribuidos y gravados al nivel del accionista, lo que es conocido como transferencia impositiva.

Regulaciones y formalidades

Las corporaciones subcapítulo C experimentan una mayor supervisión gubernamental que otras empresas debido a las normas fiscales complejas y la protección que ofrecen a los propietarios frente a la responsabilidad de adeudos, demandas y otras obligaciones financieras empresariales. Las corporaciones tienen que reportarse anualmente en los estados en los que están incorporadas, y también en los que hacen la mayor parte de sus negocios. Las empresas deben respetar ciertas formalidades para ser consideradas como corporaciones. Esto incluye la realización de reuniones regulares del consejo y de los accionistas y la emisión de acciones. Además, los nombres de los funcionarios de la corporación deben hacerse públicos, lo que no es un requisito para las empresas constituidas con arreglo a diferentes estructuras organizativas.

Créditos de las fotos

  • corporative business image by breezeart.us from Fotolia.com