Los tres tipos de entidades de negocios en la contabilidad

Escrito por Cindy Phillips | Traducido por Enrique Pereira Vivas

Al iniciar un nuevo negocio, los propietarios deben decidir qué tipo de entidad o estructura de negocio elegir. La elección de la entidad de negocios determina cómo se presentan los impuestos, qué métodos de contabilidad usar y quién tiene la responsabilidad de la empresa. Con las implicaciones legales y los impuestos asociados a cada elección, es sabio investigar las diferencias antes de tomar una decisión.

Empresa individual

Una empresa individual pone todas las responsabilidades de las finanzas y las operaciones sobre el propietario. La propiedad personal del dueño está vinculada a la empresa, por lo que éste asume un riesgo contra sus bienes personales si la empresarial experimenta dificultades financieras. Las declaraciones anuales de impuestos se presentan en un formulario 1040 y el propietario debe también presentar los impuestos por cuenta propia. Las ganancias y pérdidas de la empresa se presentan a través del propietario y se gravan a la tasa individual. La entidad unipersonal es la forma más simple de configurar, pero el dueño generalmente debe vender la empresa para recuperar su inversión.

Asociación

Una entidad de cooperación tiene dos o más propietarios que comparten el mismo control, a menos que el contrato disponga otra cosa o que la estructura se configure como una sociedad limitada. Al igual que una empresa unipersonal, las ganancias y las pérdidas del negocio fluyen a los socios y se gravan a la tasa individual. Los socios operativos asumen riesgos, tanto legales como económicos. Los acreedores pueden intentar cobrar las deudas de los activos personales de los socios. Para recuperar su inversión, se requiere generalmente que un negocio venda su interés en el negocio.

Corporación

Una empresa puede tener un número ilimitado de propietarios, también conocidos como accionistas. En una corporación, la entidad de negocios se mantiene de forma separada de los propietarios en asuntos legales y financieros. Las pérdidas y las ganancias de una corporación se gravan a tasas corporativas, no sobre tasas individuales. Si la corporación genera un beneficio, éste se paga a los accionistas que deben reportarlos como ingresos y pagar impuestos sobre éstos a la tasa individual. Un accionista de una corporación privada debe vender su interés para recuperar su inversión. En una corporación que cotiza en bolsa, un accionista puede negociar sus acciones en el mercado abierto.

SRL

La sociedad de responsabilidad limitada o SRL es también una opción para elegir a efectos contables. Esta estructura de negocio es en realidad un híbrido entre una asociación y una corporación. Los propietarios están protegidos de la responsabilidad personal al igual que una corporación, pero disfrutan de las ventajas fiscales similares a una asociación. La SRL no es reconocida como un tipo de empresa a efectos fiscales por el gobierno federal. Las empresas que operan como una SRL deben presentar los impuestos en una de las tres estructuras empresariales reconocidas. El formulario 8832 se presenta ante el Servicio de Impuestos Internos para cambiar la clasificación SRL.

Créditos de las fotos

  • Creatas/Creatas/Getty Images