Pros y contras de las ferias de empleo

Escrito por Tom Streissguth | Traducido por Gabriela Nungaray

Una feria de empleo es una herramienta potencialmente útil para la búsqueda de trabajo de cualquier persona. En estos eventos, las empresas establecen mesas de información en el que los solicitantes de empleo pueden aprender acerca de los posibles empleadores y hacer que sus cualificaciones sean examinadas para posiblemente aplicar a un trabajo y una entrevista. Recursos humanos de las empresas y los solicitantes de empleo se mezclan y crean redes, intercambian (a veces útil) información y hojas de vida, y hacen primeras impresiones. Sin embargo considera cuidadosamente si realmente deseas asistir. En algunos casos, las ferias de empleo pueden ayudarte a encontrar un buen trabajo, en otros casos, son una pérdida de tiempo.

Creación de redes

Cada oportunidad que tengas para crear nexos con un posible empleador es útil. Puedes conocer a los empleados de la empresa, hablar de los pros y los contras del trabajo que realizan y aprender acerca de los beneficios de los empleados de la empresa, el estilo de gestión y su cultura. También puedes darte a conocer con los responsables de detectar solicitantes y mediante la recopilación de números de contacto puedes mantenerte en contacto con personas dentro de las empresas que te interesan. Crear redes es una habilidad que siempre es bueno practicar, sin importar el lugar.

Educación

En ferias de empleo, puedes obtener buena información sobre las operaciones de la empresa. Al hacer preguntas y leer folletos, puedes aprender mucho acerca de los productos y/o servicios que una empresa ofrece y descubrir las locaciones de sus oficinas centrales y sucursales. También puedes tener una idea de si la empresa tiene éxito y crecimiento o simplemente se mantiene a flote en el mercado. Las empresas en crecimiento explicarán sus planes de expansión, los nuevos productos y contrataciones. Las empresas más estancadas se jactan de su cuota de mercado, rentabilidad y su aumento (o estabilidad ) de su precio en el mercado. Las perspectivas de la empresa debe reflejar su propia actitud hacia la estabilidad y el riesgo. En una feria de trabajo, también podrás descubrir qué tipo de puestos de trabajo ofrecen las empresas. Puedes decepcionarte si son sólo las agencias de trabajo temporal o pequeñas empresas de nueva creación que buscan sólo representantes de ventas por comisión.

Tiempo, gastos y problemas

Uno de los inconvenientes de las ferias de empleo es el tiempo que se necesita para prepararse y asistir. Tendrás que vestirte profesionalmente, imprimir hojas de vida y gastar tiempo y dinero para viajar. A menos que tengas un verdadero interés en trabajar para una empresa que también está presente en la feria, corres el riesgo de perder un poco de tiempo que podría ser mejor gastado en la investigación y la creación de redes con empresas con las que realmente quieres trabajar. Además, la información que proporciones en una feria de trabajo puede dar lugar a una gran cantidad de contacto no deseado de personas y empresas que no te interesan, incluyendo llamadas de ventas y correos electrónicos basura.

Competencia

Algunas ferias de empleo tienen demasiado éxito. Trabajadores esperanzados aparecen por cientos o miles, de pie en la cola para entrar y habrá multitudes en las mesas de empresas atendidas por representantes abrumados. En este escenario, las cosas pueden ser un poco polémicas y desorganizadas y tus posibilidades de conseguir un trabajo de verdad o una entrevista son casi igual a cero. Si la feria de empleo se publicita y se muestra con antelación en los medios de comunicación, va a estar lleno. Considera cuidadosamente si realmente necesitas hacer frente a las inevitables prisas.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Photos.com/Getty Images