Leyes laborales sobre listas negras

Escrito por Valerie Bolden-Barrett | Traducido por Blas Isaguirres

Los empleadores no siempre se conforman con despedir a los trabajadores, sino que de vez en cuando se disponen a evitar que consigan un empleo en otra parte. Tratar de evitar que alguien trabaje de nuevo es una lista negra. La acción es ilegal en algunos estados y punible, ya sea como un delito, falta civil o ambas cosas. Los empleadores y reclutadores no admiten abiertamente que mantienen listas negras. Pero la práctica no es infrecuente y se aplica a los candidatos, así como los exempleados.

Leyes

Las leyes de empleo sobre las listas negras varían según el estado. Pero la regla general es que intencionalmente impedir a una persona que consiga un empleo es ilegal. Al menos 29 de los 50 estados tienen estatutos sobre listas negras, de acuerdo con el proveedor de información legal Nolo. Los estados sin leyes de listas negras a veces tienen agencias que investigan la práctica. Dakota del Norte y Virginia establecen fuera de la ley la obstrucción de trabajo deliberada y maliciosa. La ley de Maine es más estricta: Especifica que un empleador puede ser declarado culpable si tiene o no la intención de perjudicar a alguien. En Connecticut, Nevada y Oregón, conspirar o convenir con otras personas para evitar que un exempleado consiga un empleo es ilegal. Nueva York, Oklahoma y Washington prohíben a los empleadores publicar listas negras.

Signos

Si tu búsqueda de trabajo es extraordinariamente difícil, especialmente en una buena economía, esto podría ser un síntoma de lista negra. Si tienes muchas habilidades, pero parece que no puedes conseguir una entrevista de trabajo, también podría ser un síntoma de lista negra. Otra señal de que hayas sido puesto en la lista negra es cuando has estado a punto de conseguir un empleo y de repente fuiste rechazado. La causa posible es una referencia desfavorable de un antiguo jefe que ha avisado a un posible empleador de ti como empleado "indeseable".

Causas

Las listas negras te mantienen desocupado durante años, independientemente de la causa. Los empleadores hacen una lista negra de exempleados por incompetencia, insubordinación, mala conducta o simplemente porque no les gustan. Los reclutadores ponen en listas negras a los candidatos por omitir entrevistas, falta de verificación de antecedentes, inflación de calificaciones y mentir en su currículum.

Consideraciones

Contrata a un investigador o agencia de referencia de control para realizar consultas con tu jefe anterior y el posible empleador. Los precios de estos servicios varían de U$S40 a U$S100, dependiendo de la agencia y el nivel de servicio. Si encuentras que has estado en listas negras, puedes demandar por difamación o discriminación. Presenta una queja sobre listas negras con la Comisión Federal de Igualdad de Oportunidades en el Empleo si piensas que hay discriminación involucrada. Si quieres hacer las paces, ponte en contacto con tu exjefe, si es posible, o el posible empleador y pídele su opinión honesta sobre cómo podrías haber sido un empleado más deseable o candidato. Si todo lo demás falla, vuelve a empezar cambiando de carrera o industria.