Las mejores formas para comenzar una ferretería

Escrito por Jane Doyle | Traducido por Fede Ortiz

Una ferretería requiere una gran inversión para su instalación y un inventario de herramientas y materiales. Al igual que cualquier negocio nuevo, las mejores maneras de comenzar una ferretería implican la investigación a fondo de tu mercado potencial para saber si es necesario así como una gran cantidad de planificación antes de que rentes o compres el espacio, compres el inventario, contrates personal e inviertas capital de otras maneras.

Los básicos

Si tu comunidad tiene una ferretería grande, como Home Depot, que es capaz de proporcionar volumen a precios de descuento, tienes que tener una estrategia ganadora para competir. Las organizaciones como la Administración de Pequeños Negocios y SCORE pueden ofrecerte ayuda con los primeros pasos, como la investigación de mercado para averiguar si hay suficiente demanda para tu ferretería. También pueden ayudar a desarrollar un plan de negocios, calcular la financiación, la evaluación de los proveedores y el manejo de recursos humanos.

Proporcionar un servicio estelar al cliente

Una de las ventajas que las empresas más pequeñas tienen sobre las más grandes es la capacidad de conectar íntimamente con su comunidad y ofrecer un servicio estelar al cliente. Conoce los nombres de los asiduos a primera vista. Saluda cordialmente y pregunta cómo están avanzando sus proyectos. Ten seminarios o asesoramiento personal, incluso sobre la manera de hacer proyectos básicos tales como la colocación de baldosas o la instalación de una caja de distribución eléctrica. Si no tienes un elemento, sugiere algún sitio donde el cliente podría conseguirlo u ofrécete a ordenarlo de inmediato. Proporciona el tipo de conocimiento y el servicio personal que los grandes almacenes luchan para ofrecer.

Crea una posición

El dueño de la ferretería se dio cuenta de que había una gran población de mujeres propietarias e inquilinas en un área particular. Sabía que las mujeres pueden sentirse privadas de sus derechos en las ferreterías con grandes superficies que no han sido típicamente dominio de la mujer y con frecuencia las mujeres no se sienten tratados justamente como clientes o se supone que son ignorantes de las herramientas y los procesos de construcción. Ella construyó su ferretería específicamente con mujeres clientes en mente. Otros lugares podrían ser para herramientas de gama alta que los carpinteros usarían o pueden centrarse en el suministro de materiales "verdes" o ecológicos para la construcción.

Encuentra el sitio perfecto

Encuentra un espacio en el que una ferretería grande o incluso otra pequeña de la competencia estén a más de 15 a 20 minutos. Con frecuencia, en medio de un proyecto, las personas se encuentran con la necesidad de una herramienta o de otro material y no quieren conducir largas distancias para buscar el articulo. Tu proximidad, especialmente en relación con el servicio de atención al cliente excepcional, puede ganarte a los clientes para que paguen los pocos dólares extras que puedas tener que cobrar por tus productos.

Créditos de las fotos

  • Michael Blann/Lifesize/Getty Images