Estrategias de costo promedio

Escrito por Alex Burke | Traducido por Mayra Cabrera

    El costo promedio es una técnica de inversión a largo plazo utilizada para reducir el costo de la inversión y aumentar la posibilidad de un retorno sin intentar una compra de tiempo de inversión a las fluctuaciones del mercado. La estrategia requiere que el inversionista compre una acción en particular regularmente usando una suma fija de dinero no importa cuál sea el costo de las acciones. El precio medio de compra se convierte en el costo promedio de la inversión.

    Inversión pasiva

    La inversión pasiva no es acerca de leer las noticias del comercio, diseccionar el asesoramiento financiero o seguir el movimiento diario de las existencias. La inversión pasiva es aproximadamente compromiso a largo plazo y rentabilidad. El costo promedio requiere que el inversionista elija una acción, configure el proceso de costo promedio que se produce de forma automática (X dólares para comprar acciones de la misma compañía en un horario determinado) y permita que el proceso de costo promedio suceda sin interferencias. Las personas que comercian diariamente y están preocupadas por cosechar beneficios a corto plazo sobre una base diaria o mensual, no pueden ser buenas candidatas para la inversión pasiva.

    Elegir reservas específicas

    El costo promedio es una estrategia de inversión que trabaja en el promedio del rendimiento de una empresa. Las empresas de éxito "en la media" deben aumentar su valor y los beneficios con los años para llevar un retorno para el inversor. Invertir en empresas que tienen una prueba de éxito y que el inversionista entienda, use y se sienta bien, son buenas opciones para hacer un costo promedio.

    Invertir con regularidad

    Las deducciones regulares de un sueldo para la inversión recurrente es una estrategia a largo plazo que funciona bien con los costos promedio. Invertir una cantidad regular a intervalos regulares aumenta las probabilidades de ganancias a largo plazo. En comparación, la inversión de suma global se centra en la oportunidad de la inversión que puede o no resultar en un retorno. Como una estrategia de inversión, la inversión regular disminuye el costo de la inversión y aumenta las probabilidades de un retorno.

    Aumentar la frecuencia

    El aumento de la frecuencia con la que acción es comprada proporciona más oportunidad de compra. Por ejemplo, la compra de acciones una vez al mes a US$500 le da al inversionista una oportunidad de compra y puede resultar en un menor número de acciones cuando el precio es alto y de más acciones cuando el precio es bajo. El aumento de la frecuencia de inversión mediante el uso de los US$500 para comprar cuatro veces al mes (US$ 25 un día a la semana) o 10 días al mes (US$50 cada día) aumenta las posibilidades de compra de más acciones en total que una sola compra una vez al mes.

    Continuar invirtiendo

    La estrategia clave para el uso de costos promedio es mantener la inversión. Los mercados están en constante movimiento y se someten a períodos alcistas y bajistas, que pueden durar meses o años. Invertir de forma continua sin importar cómo el mercado fluctúa requiere autocontrol y paciencia por parte de los inversores. La inversión continua combinada con la compra de acciones ordinarias y frecuentes puede resultar en un beneficio a largo plazo.

    Referencias

    Créditos de las fotos

    • Jupiterimages/Photos.com/Getty Images