Diferencias entre emprendedores sociales y empresarios

Escrito por Daria Kelly Uhlig | Traducido por Lucia G. Cejas

Ciertas cualidades definen al emprendedor como un subconjunto del dueño del negocio. Los teóricos se refieren a los empresarios alternativamente como personas que inician el cambio y las personas que explotan a los cambios en curso, identificando y aprovechando las oportunidades para alterar el statu quo, a pesar de los riesgos de la adopción temprana. Los emprendedores sociales son un tipo de empresario en lugar de una categoría separada. Mientras que los empresarios típicos mejoran los mercados comerciales, los emprendedores sociales mejoran las condiciones sociales. Existen otros factores que diferencian a los emprendedores sociales.

Énfasis en equipo versus individuo

El "Stanford Social Innovation Review", señala que los capitalistas de riesgo invierten en empresas privadas sobre la base de un equipo de liderazgo de una nueva compañía y la organización que lo respalda. Los filántropos (personas que ganan y donan dinero para causas caritativas) en lugar de capitalistas de riesgo suelen ser los principales inversionistas en proyectos de emprendedores sociales. Son más propensos a evaluar la viabilidad de un proyecto basado en el individuo a la cabeza. La revisión cuestiona el enfoque en el individuo a la luz de investigaciones que demuestran que el cambio exitoso depende de una serie de competencias; competencias que requieren de un liderazgo fuerte, pero que rara vez pueden ser realizadas por un solo individuo.

Percepciones de valor

Para el empresario, el valor radica en el beneficio del empresario y los inversores esperan cosechar el producto instalado en un mercado que puede permitirse el lujo de comprar. El empresario es responsable ante los accionistas y otros inversores para generar estos beneficios. Para el emprendedor social, también hay valor en los beneficios, ya que los beneficios son necesarios para apoyar la causa. Dicho esto, el valor para el emprendedor social reside en el beneficio social de una comunidad o la transformación de una comunidad que carece de recursos para cumplir con sus propias necesidades.

Medir la rentabilidad

Las empresas de los empresarios de negocios siempre están diseñadas para convertir las ganancias con las cuales los actores se benefician, como los accionistas o inversionistas privados. Los emprendedores sociales también pueden participar en actividades con fines de lucro. Sin embargo, a menudo estructuran sus organizaciones sin fines de lucro, o donan sus ganancias a las causas que apoyan. Agua NIKA, por ejemplo, es una empresa con fines de lucro dedicada a la venta de agua embotellada. De acuerdo a "Empresario", el 100 por ciento de las ganancias de la empresa apoyan los proyectos de agua limpia en Uganda, Kenia, Sri Lanka y Nicaragua.

Aproximación a la creación de riqueza

Aunque el empresario y el emprendedor social están igualmente motivados para cambiar su statu quo, sus misiones difieren significativamente. El empresario es llevado a innovar en un mercado comercial, en beneficio último de los consumidores. Si tiene éxito, la innovación genera riqueza. El éxito de la empresa se ​​mide por la cantidad de riqueza que genera. Para el emprendedor social, la creación de riqueza es necesaria, pero no por su propio bien. Más bien, la riqueza no es más que una herramienta que el empresario utiliza para efectuar un cambio social. El grado en el que las mentes se cambian, se alivia el sufrimiento o la injusticia y representa el éxito de la organización.