Cuáles son los tres estados financieros más importantes para la gestión financiera

Escrito por Marquis Codjia | Traducido por Enrique Pereira Vivas

La gestión financiera permite a las organizaciones de todo tipo, incluyendo los negocios, las agencias gubernamentales y las organizaciones sin fines de lucro, establecer políticas contables adecuadas y plantar las semillas de la solvencia y el equilibrio presupuestario. Solvencia significa tener más activos que deudas, un dúo clave que se interrelaciona con los tres estados financieros más importantes que una empresa debe emitir al final de cada trimestre o año.

Gestión financiera

La gestión financiera consiste en las herramientas, las estrategias y el personal en que una empresa se apoya para ganar dinero, conservarlo y administrarlo de manera inteligente para que las bóvedas operativas pueden estar al mismo nivel que el capital por un largo tiempo. La administración financiera abarca también las tácticas que la organización despliega para recaudar dinero y registrar los datos de las transacciones con precisión y de manera oportuna. Las iniciativas de recaudación de fondos pasan a través de las colocaciones privadas o públicas o de las ventas de acciones y bonos corporativos. El registro de las operaciones sociales pasa a través de la publicación de las entradas de diario (contabilidad auxiliar) después de lo cual los gerentes financieros preparan los informes de contabilidad tales como las hojas de balance, las cuentas de resultados, los estados de flujo de efectivo y las declaraciones de renta variable.

Hoja de balance

Los funcionarios públicos saben que si los préstamos bancarios se congelan, el resultado podría ser malo para la economía, lo cual puede dar lugar a una crisis financiera a nivel mundial y a la reducción de las hojas de balance de las empresas. Cuando los comentaristas de negocios hablan de una hoja de balance que se contrae, se refieren a una organización que tiene menos activos que deudas, una marca de insolvencia y de gestión financiera mediocre. Además de los activos y las deudas, un estado de situación financiera, el otro nombre para una hoja de balance, muestra elementos patrimoniales tan variados como el capital pagado adicional, las acciones comunes y las utilidades acumuladas.

Estado de resultados

Si profundizas en un diccionario financiero, verás que las frases como "P&L;", "cuenta de resultados", "estado de pérdidas y ganancias" e "informe sobre los ingresos" son idénticas. Este resumen de datos es clave en la gestión financiera, ya que muestra la cantidad de dinero que ha hecho un negocio durante un período determinado, cuánto gasta y el resultado neto al final del período. El marco de tiempo de los informes puede ser un mes, un trimestre o un año fiscal, aunque un periodo intermedio no es inusual.

Estado de flujos de efectivo

El efectivo es el combustible económico que sustenta los negocios modernos y la gestión financiera ayuda a los líderes empresariales de alto nivel a convertir su visión estratégica en una realidad de solvencia operativa. En pocas palabras, la gestión de flujos de efectivo, el dinero que sale y que entra en las arcas de la compañía, se engrana con la gestión financiera, porque una organización debe comprender sus movimientos monetarios para hacer dinero, aumentar las ventas, ampliar la cuota de mercado y existir dentro de éste. Un estado de flujo de caja se relaciona con tres tipos de actividades: de operación, inversión y financiación.

Créditos de las fotos

  • Comstock/Comstock/Getty Images