¿Cuál es la diferencia entre el precio de lista y el precio neto?

Escrito por Emma Watkins | Traducido por Rafael Ernesto Díaz

El precio es una herramienta que los comerciantes utilizan para alcanzar el objetivo final de su plan de negocio, que es vender. Si bien puede parecer que el dueño del producto o del servicio controla el precio, el consumidor también tiene un papel al momento de determinar la tarifa. Por lo tanto, el precio es una especie de compromiso, una suma que el comprador está dispuesto a pagar y que el vendedor está dispuesto a cobrar. El precio de lista y el precio neto entran en esta definición.

Precios de lista

El precio de lista, también conocido como precio de venta sugerido por el fabricante, es el costo de un producto o servicio antes de que los descuentos sean deducidos o que los impuestos sobre las ventas sean añadido al mismo. Como costos no descontados, los precios de lista deben ser los más cargados y sirven como punto de referencia para calcular los precios de promoción de los productos y servicios.

Precio neto

El precio neto es el cargo final que pagas por un producto o servicio después de calculados los descuentos y los impuestos de ventas. Según el "Manual de índices de precios de los productos", co-escrito por la Organización Internacional del Trabajo y otras instituciones financieras, el precio neto o el precio neto de transacción, se puede establecer en un contrato por escrito que detalle las condiciones de pago para una operación a largo plazo que se espera que dure más de un mes. Una forma similar de establecer el precio neto es a través de los precios del mercado al contado, excepto por el hecho de que el contrato cubre una transacción a corto plazo, que dura menos de un mes.

Regímenes de precio

En teoría, los precios de lista son los más recargados para un artículo. En la práctica, sin embargo, algunos comerciantes inflan los precios sugeridos. Estos tienen sus costos elevados, dando así la impresión de que ese costoso recargo es el precio de lista. Unos días más tarde, bajan el precio de lista hasta el precio real, dando la impresión de que el artículo ha tenido un descuento. La caída de los precios lleva a los consumidores a pensar erróneamente que el producto se encuentra en una promoción especial de precio.

Determinar un precio

Como se mencionó, la tarifa que tu mercado meta está dispuesto a pagar ayuda a determinar el precio de los diferentes elementos. El costo de crear y ofrecer el producto o servicio establece la cantidad mínima que puedes cobrar por él sin incurrir en pérdidas. Por lo tanto, los consumidores determinan el precio más alto, o precio de lista, por el que se puede vender un objeto o servicio, mientras que el vendedor calcula la tarifa más baja, o precio neto, que puede aceptar para producir un beneficio.

Créditos de las fotos

  • Comstock/Comstock/Getty Images