Cómo ser un notario

Escrito por Si Kingston | Traducido por Enrique Pereira Vivas

Un notario es un funcionario público encargado por su estado de residencia para atestiguar y autenticar firmas en documentos legales, tales como facturas de venta, contratos de bienes raíces o transferencias de títulos de vehículos. Los notarios autentican firmas poniendo su sello personal de notario o el sello y la firma en el documento. También mantienen un registro de todos los actos notariales en un registro que incluye la fecha del acto, el nombre completo de la persona cuya firma fue autenticada, el propósito de la autenticación y el lugar en que el acto notarial se llevó a cabo. Convertirse en un notario consiste en aplicar en tu estado.

Cumple con los requisitos básicos. La mayoría de los estados requieren que un solicitante para notario tenga al menos 18 años de edad, sea residente de ese estado, sepa leer y escribir en Inglés y no tenga una condena por delito grave. Algunos estados también requieren que los solicitantes sean ciudadanos de Estados Unidos y no hayan tenido una comisión de notario revocada previamente en cualquier estado.

Completa el curso y toma un examen de notario, si tu estado lo requiere. Muchos estados no tienen este requisito. Aquellos que lo requieren, como California y Missouri, te pedirán que presentes la prueba del cumplimiento, o que des fe de que has completado la formación necesaria. Algunos estados solamente requieren que los solicitantes obtengan un manual de notario y se familiaricen con las normas y los reglamentos notariales.

Descarga y presenta una solicitud en tu oficina del secretario de estado o recoge la solicitud en persona. Las solicitudes deben incluir tu nombre completo, dirección, fecha de nacimiento y número de Seguro Social. También podrías tener que dar permiso para una verificación de antecedentes, proporcionar información sobre tu historial de arrestos o antecedentes penales, o dar fe de que no has sido condenado por un delito grave.

Presenta la solicitud completa a la oficina del secretario del estado, junto con los documentos justificativos necesarios y las tasas que procedan. El importe de la cuota varía según el estado. Al momento de esta publicación, los solicitantes en Nueva Hampshire pagaban una cuota de US$75. Virginia cobraba US$45, Missouri cobraba US$25 e Indiana cobraba sólo US$5.

Obtén una fianza de notario si tu estado lo requiere. Una fianza es como un seguro comercial; la cantidad que necesites varía según el estado. Al momento de esta publicación, Missouri, por ejemplo, requería que compraras una fianza de garantía por US$10.000. Sigue las regulaciones de tu estado en el momento de presentar la prueba de la fianza.

Haz un juramento del cargo. Las condiciones del juramento y quién lo administra varían según el estado. Puedes tomar el juramento en una sala de audiencias, en la oficina de un funcionario del condado o incluso en línea.

Compra un sello de notario o un timbre. Muchas tiendas de suministros de oficina no te venderán uno sin una prueba de la comisión y la identificación. Verifica los requisitos de tu estado para saber qué redacción debería incluir el sello o el timbre. Por lo general, esto será tu nombre, número de comisión y la frase que te identifique como un notario en tu estado.

Consejo

  • La mayoría de los estados no requieren ninguna medida adicional de los solicitantes, pero los solicitantes de California también deben presentar sus huellas digitales y una foto tamaño pasaporte antes de que una solicitud de aplicación para notario pueda ser aprobada.

Créditos de las fotos

  • Polka Dot Images/Polka Dot/Getty Images