Cómo ser un buen diseñador de modas

Escrito por Mika Lo | Traducido por Paula Santa Cruz

El diseño de modas definitivamente no es un sabia elección para una persona susceptible, sin inspiración o tímida. Las tendencias cambian constantemente por lo que estar "en onda" requiere rapidez y creatividad. Si bien qué es lo que constituye la buena moda es debatible, comprender los elementos del estilo puede llevar a un diseñador a estar más tiempo en el candelero. Los diseñadores mal informados en busca de más oportunidades, espacio de venta minorista y la atención del cliente, los dejan afuera.

Domina las herramientas del negocio. Apenas saber como usar los elementos básicos como lápices, tijeras y cinta no es suficiente. Los buenos diseñadores crean bocetos o prototipos de alta calidad en poco tiempo. Usa diferentes tipos de dibujos e suministros de construcción. Expande tu conocimiento para incluir el uso de instrumentos especializados para una ventaja competitiva.

Aprende los elementos del estilo antes de desafiarlos. Muestra que puedes coser ruedos rectos y combinar texturas antes de enviar a la pasarela un vestido sin ruedo y sin trama. Gánate el derecho de torcer las reglas, los íconos de la moda como Marc Jacobs o Betsey Johnson lo han hecho. Compara libros antiguos con modernos, los adornos y las tendencias de moda pueden ayudarte a identificar los conceptos de diseño atemporales.

Desafía las convenciones cuando tu visión lo pida. Tomar riesgos es lo que hacen los buenos diseñadores de moda, cuando sienten que deben hacerlo. No es aconsejable hacer de cada diseño un "impactante muestra de espantosa indulgencia". Pasarse de la raya todas las veces produce un excesivo estrés y un posible agotamiento.

Aléjate de las tendencias de la industria. Si bien no tienes que seguir cada moda pasajera, ponerle tu toque a algunas puede exhibir tu creatividad y adaptabilidad. Esto puede crear oportunidades de conseguir clientes y colaboradores fuera de tu objetivo de mercado. Unas simples modificaciones a tus elecciones de colores o telas puede darle un empujón a tu carpeta de diseños.

Diseña mucho de lo que te gusta y poco de lo que no te gusta. Muestra que eres más que una maravilla de las puntadas, manteniéndote eficiente en lo profesional y humilde. Plantéate como objetivo diseñar al menos una prenda por temporada que normalmente no harías.

Consejo

  • Saber cómo diseñar usando diferentes métodos puede darte una ventaja.

Créditos de las fotos

  • Leonard Mc Lane/Digital Vision/Getty Images