Cómo hacer y vender tu propio cómic

Escrito por Filonia LeChat | Traducido por Ana María Guevara

Con la emoción de volar por el aire, cambiar de forma, los súper poderes y salvar a los ciudadanos en todo el mundo, los cómics son unos libros llenos de acción y color. Si leer el trabajo de alguien más no satisface tu picazón hacia la creatividad y quieres hacer dinero en lugar de ganarlo, coloca tus propios súper poderes para trabajar en un cómic tuyo. No necesitarás cambiarte en una cabina telefónica o con un anillo verde especial, pero hacer y vender un cómic requiere la planificación y concentración dignas de un superhéroe.

Busca tus personajes y líneas argumentales. Determina si quieres crear un cómic tributo (uno basado en personajes existentes como Electra o La Mujer Maravilla) o personajes nuevos inventados por ti. Ten en cuenta que los personajes existente están licenciados y con derechos de autor, lo que significa que no puedes hacer dinero con ellos.

Crea un guión gráfico usando un software como Adobe Photoshop, Adobe InDesign o Microsoft Publisher. Estos te ayudarán a hacer un boceto de las bases del cómic de una manera lineal.

Dibuja el cómic a mano usando o usando un software de gráficos panel por panel. Usa trazados gruesos y negros para un aspecto tradicional. Si estás dibujando a mano, entinta los paneles o usa una de las opciones de pintura y coloreado del software para completar con los colores tradicionales de los cómics.

Añade texto para que los personajes tengan algo que decir. Dibuja o usa el software para hacer las tradicional "burbujas" que aparecen sobre las cabezas de los personajes. Si usas un software, intenta con la fuente "Cómic Sans", incluida con todas las instalaciones, para conseguir un texto similar a los cómics estándar.

Imprime y encuaderna (el tipo de grapas que van a lo largo del costado de la página izquierda) unas cuantas copias del cómic. Determina si quieres imprimir por demanda mientras las órdenes llegan o imprimir un gran número, esperando venderlos todos. Imprimir más copias a la vez te da un descuento al por mayor, pero tiene un costo inicial más alto.

Evalúa el precio actual de los cómics, mira los que están actualmente disponibles en las tiendas, no los coleccionables y ediciones especiales. Aunque quieras preciar tu cómic lo alto suficiente para recuperar inmediatamente los costos, tienes que balancear la idea de una venta con atraer a varios clientes y crear una audiencia que compre repetidamente.

Visita una tienda de cómics local, cuando se aplique, y pregunta acerca de vender tu cómic en consignación. Esto significa que la tienda no te pagará por tus cómics inmediatamente, pero los mostrará y apartará las ganancias para ti. Las tiendas que hacen cobran usualmente una tarifa, así que discute esto primero.

Asiste a convenciones de cómics, artes y de ciencia ficción locales en tu área. Aunque existen reuniones masivas celebrando los cómics como el Comic Con anual en California, esto sería un gasto enorme para un nuevo vendedor de cómics que apenas está empezando. Empezar localmente significa que tienes más dinero para invertir en tu cómic, en promoción y suministros. Puedes también empezar a construir tu propia base de fanáticos.

Distribuye volantes publicitando tu cómic en cafeterías, tiendas de libros, tiendas de patines y otras ubicaciones donde puedas encontrar a tus clientes potenciales. No olvides incluir información de contacto, una dirección de PayPal, número de teléfono y sitio web donde hayan muestras escaneadas de las páginas del cómic que los lectores puedan ver gratuitamente.

Reproduce el aspecto de la "primera edición" de tu cómic. Alienta a los coleccionistas para conseguir la primera impresión como una nueva adición a sus favoritos existentes.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images