¿Cuál es la diferencia entre la inteligencia competitiva e inteligencia de marketing?

Escrito por Wanda Thibodeaux | Traducido por Javier Enrique Rojahelis Busto
Entender por qué los consumidores van con los competidores es tanto inteligencia de marketing como inteligencia del competidor.

Entender por qué los consumidores van con los competidores es tanto inteligencia de marketing como inteligencia del competidor.

Para comercializar con eficacia, las empresas necesitan información o inteligencia. Tu puedes clasificar la inteligencia ya sea como marketing o como inteligencia competitiva. Estos dos tipos de inteligencia ayudan al avance de las empresas en el mercado y exigen una investigación considerable y constante. Sin embargo, tienen diferentes enfoques y, por lo tanto, no deben ser confundidos en el proceso de desarrollo del plan de mercado.

Foco en los datos

En términos generales, la inteligencia de marketing corresponde a los datos recogidos y analizados para obtener una imagen más amplia del mercado. El propósito de la inteligencia de marketing es entender a los clientes y su comportamiento de consumo. Esto significa que este tipo de inteligencia se enfoca en el cliente. Por el contrario, la inteligencia competitiva son los datos que se han recogido y analizado para comprender a los competidores de una empresa. Este tipo de inteligencia, por lo tanto, está centrada en el negocio.

Datos requeridos

Debido a que el enfoque de la inteligencia de marketing es el cliente, este tipo de inteligencia, por lo general, se ve en las estadísticas tanto económicas como sociales de la gente. Por ejemplo, analiza la demografía, el consumo, la población y la demanda. La inteligencia competitiva, por otro lado, es información referida a cosas como las estrategias y las tácticas de los competidores, el porcentaje de los competidores en el mercado actual, sus fortalezas y debilidades, y el impacto que ellos tienen en tu negocio.

Plan de ataque

El objetivo de la inteligencia de marketing y de la competitiva es reducir el riesgo empresarial y elevarte a un nivel superior en el mercado con el objetivo de mayores ingresos y ganancias. Sin embargo, debido a que el enfoque de los datos de la inteligencia de marketing y de la competitiva son diferentes, estos dos tipos de inteligencia difieren en cómo se aplican en un plan de mercadeo formal de ataque. La inteligencia de marketing puede proporcionar información que le permite a tu empresa desarrollar nuevos productos, mejorar los que ya producen, llegar a nuevos mercados y mejorar la lealtad del cliente. Si se hace bien, el impacto de la inteligencia de marketing puede propagarse a través de una serie de productos diferentes y, por lo tanto, llegar a muchos competidores, de modo que lo que permite es un efecto más difuso. Con la inteligencia competitiva, sin embargo, cada participante puede tener diferentes fortalezas, debilidades, estrategias y tácticas, y penetración de mercado. Esto requiere que idealmente desarrolles un plan para derribar a cada competidor individual, ya que el plan que desarrollas para un competidor A no necesariamente provocará mucho impacto en un competidor B.

Vinculación de las inteligencias

Aunque puedes ver la inteligencia de marketing y la competitiva como completamente separadas, las dos inteligencias tiene un cierto grado de vinculación. Por ejemplo, los consumidores acuden a sus competidores por razones específicas. Al entender estas razones, entiendes algo sobre el comportamiento del consumidor y la demanda, lo que es la inteligencia de marketing. Sin embargo, puedes aplicar ese conocimiento para analizar la forma en que la competencia es capaz de vincular el comportamiento del consumidor con esquemas de comercialización específicos y obtener un leal seguidor, o sea, la inteligencia competitiva. Una excelente estrategia de marketing toma estas dos inteligencias en consideración.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images