Cómo dirigir a los empleados de restaurante

Escrito por Chris Miksen | Traducido por Laura De Alba

Desde correr hacia un lado y hacia el otro durante una cena hasta manejar los períodos lentos donde los servidores sobrepasan a los clientes, manejar un restaurante es raramente lo mismo cada día. Dado que un restaurante consiste en diferentes grupos de empleados, manejar a cada empleado requiere que ofrezca guía para cada empleado individual, comprender las tareas de empleo debe completar y observar los inevitables errores que los empleados hacen. Dado que la calidad de su fuerza de trabajo frecuentemente si el número de clientes que obtiene, su estilo de manejo debe ser personal, pero autoritario.

Delimita tus expectativas para todos. La forma más efectiva para hacer esto es separando a todos esos grupos respectivos, tales como cocineros, servicio, ayudantes y gerentes. Explica las tareas que se espera que cada grupo complete diariamente y las reglas a las que todos debe adherirse. Asegúrate de que todos entienden el concepto del costo de la comida y que las porciones servidas no son una sugerencia sino una medida que todo mundo debe seguir. Deja claro que está disponible para hablar si alguien necesita ayuda.

Reúnete con cada persona de forma individual y habla sobre su horario y cómo funciona el restaurante. Trabajar en un restaurante, en términos de horas trabajadas, es completamente diferente que la mayoría de otros tipos de negocios. Muchos restaurantes trabajan con pocos márgenes de beneficio, y los gerentes deben de enviar a los empleados alcanza cuando el negocio está lento. Explica que su desempeño dicta quién se queda y quién se va cuando el negocio está lento.

Camina por piso frecuentemente. Presta atención al desempeño de cada empleado. No exageres las cosas y te dirijas inmediatamente a corregir a un empleado cuando comete un error, pero ten el incidente en mente. Cuando un empleado comete errores continuamente, toma tiempo para reunirte con él y tratar todo lo que atestiguaste. Ofrece sugerencias sobre cómo podría mejorar su desempeño.

Consejos

  • Cada empleado debe estar consciente de las acciones disciplinarias de la compañía si el empleado hace un hábito de violar las políticas. Explica estos durante su reunión inicial con los empleados. Por ejemplo, puedes establecer que tienes una política de tres errores o que después de una advertencia escrita el empleado será despedido si rompe otra regla.
  • Crea un manual para el empleado para ayudar a cada uno a entender su descripción de trabajo y los requisitos que debe cumplir.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Comstock/Getty Images