Regalos e incentivos para el reconocimiento del empleado

Overview

Cuando se trata de incentivos y sanciones, es más fácil ir con lo primero. Los empleados motivados son mucho más fáciles de manejar y representan un valor mayor para la empresa. Además, el reconocimiento es una parte importante de cómo los empleados encuentran satisfacción en su trabajo, que no sólo conduce a una mejor productividad, pero también a la retención. La parte difícil es decidir exactamente lo que se debe premiar para recocer el buen desempeño y proporcionar incentivos sin dañar los presupuestos.

Tarjetas de regalo

Las tarjetas de regalo de una tienda popular, restaurante o actividad pueden ser una manera fácil de reconocer y dar incentivos. Además, el costo puede ser controlado fácilmente. Las cantidades de dinero no son siempre lo más importante. Seleccionar una para adquirir un café con leche o dos mediante una tarjeta de regalo de US$5 o US$10 para una cadena de café favorito puede ser una gran manera de agradecer. Realiza concursos para motivar las ventas, llamadas telefónicas sin previo aviso, reducción de accidentes y otras metas difíciles de alcanzar, puedes aumentar las apuestas e intentar con una cantidad de dinero mayor.

Boletos

¿Qué es lo más popular en la ciudad? ¿Hay un juego de los Houston Oilers este fin de semana? ¿Habrá un concierto de Sting?. Las entradas para conciertos, películas, juegos y eventos deportivos son a menudo muy deseadas. Si tienes el lujo de una planificación por adelantado, entonces eres capaz de conseguir los mejores asientos o proyecciones, tan sólo para aumentar el valor motivacional de los boletos.

Electrónicos personales

En un mundo donde nuevos y mejores aparatos salen todo el tiempo, mantenerse puede ser un desafío. ¿Cuál es el último y el más popular? ¿Es una tableta, el último reproductor de mp3, un sistema de videojuego o el teléfono inteligente más reciente?. Puedes motivar a tu gente ayudándoles a seguir a la moda.

Referencias

Créditos de las fotos

Autor

Eric Feigenbaum started his career in print journalism, becoming editor-in-chief of "The Daily" of the University of Washington during college and afterward working at two major newspapers. He later did many print and Web projects including re-brandings for major companies and catalog production.