Formas de mejorar la calidad del trabajo y la productividad

Escrito por Kimberlee Leonard | Traducido por Mila Guevarian

En una pequeña empresa, la mejora de la productividad equivale a un aumento de los ingresos brutos y las ganancias. Para un gerente, buscar formas de incrementar la productividad puede suponer realizar ajustes en la formación de los empleados, modernizar los equipos o crear incentivos motivadores que alienten el ánimo y la energía de los trabajadores. Antes de poner en práctica cualquier procedimiento para mejorar el trabajo y la productividad, habrá que establecer los niveles de producción ya existentes para definir una línea de partida y de esa forma poder calibrar el cambio de forma efectiva.

Formación de los empleados

La formación de los empleados puede ser específica, para la realización de un trabajo determinado, o generalizada, para el aprendizaje de los códigos corporativos generales sobre normas o cuestiones de seguridad. Cuanto más sepa un empleado, más productivo podrá ser. La Wentworth Mansion de Carolina del Sur ha recibido el premio Cinco Diamantes durante cuatro años consecutivos por el excepcional servicio que presta a sus clientes. La dirección atribuye su éxito y su reconocimiento a la capacitación de sus empleados de menor categoría en tareas de niveles superiores, lo que hace posible que se puedan cubrir más tareas cuando el personal es reducido o está saturado de trabajo. La formación de los empleados en seguridad y ética también hace disminuir la inactividad en momentos en los que las lesiones o los conflictos internos puedan impedirles concentrarse en las tareas que tienen entre manos.

Programas de incentivos

Un programa de incentivos puede estar basado en multitud de cosas, desde un concurso de ventas hasta la concesión de más poder a los empleados. Las personas suelen responder a las recompensas extra y hacen un esfuerzo añadido para ganar una tarjeta de regalo o un premio. Aparte de invertir más para conseguir un aumento de la productividad de sus empleados, la pequeña empresa podría considerar la posibilidad de promover una mayor autonomía de sus trabajadores. Un estudio realizado por Locke y Brause, "¿Mejora el control la práctica laboral? Lecciones de Nike", sugiere que el control sobre los empleados solamente mejora la productividad cuando también son puestos en práctica otros factores. En esencia, la micro-gestión por sí sola no parece mejorar el rendimiento, ya que el estrés de los empleados aumenta si tienen siempre a alguien mirándoles por encima de los hombros. Pero cuando la vigilancia estrecha va asociada a la modernización o a la puesta en práctica de una nueva formación, ese control puede ser útil para determinar lo que funciona bien y lo que no. Si eres el gerente de una pequeña empresa, escucha los comentarios de los empleados de cualquier nivel para conseguir que se sientan parte del proceso y para poner en práctica aquello que tenga sentido.

Modernización

Modernizarse significa actualizar la maquinaria, las computadoras o cualquier otro equipo que los empleados puedan utilizar en sus operaciones cotidianas. Cuanto mayor sea la velocidad de funcionamiento de los equipos, con más rapidez podrán los trabajadores tener sus tareas hechas. En muchos casos, la maquinaria moderna reduce el esfuerzo que los trabajadores deben ejercer, reduciendo así el cansancio y el estrés general en el trabajo. El resultado es que tanto el trabajo como la productividad mejoran. Algo tan sencillo como actualizar las computadoras de los escritorios para que el trabajo con las hojas de cálculo se pueda realizar más rápidamente permitirá a los empleados avanzar en sus tareas con mayor eficacia.

Créditos de las fotos