Cómo vender leña para ganar dinero

Cortar y vender leña es un negocio rentable de tiempo parcial o completo si tienes acceso a una parcela de árboles y algunas herramientas simples. El precio del combustible para calentar hogares se está elevando, y los que viven en climas fríos suelen usar estufas de madera como suplemento o reemplazo para su sistema de calefacción. Pueden atarse pequeños fardos de leña para vendérselos a los campistas y los que tienen chimeneas o fogones. La leña también puede venderse por cuerda, una pila de madera de 4 pies de ancho por 4 pies de altura (1,21 x 1,21 metros) y 8 pies (2,43 metros) de largo.

1

Escoge el tipo de leña que piensas vender. Puedes vender troncos enteros para que el comprador los corte por cuenta propia, leñas en cuerda que ya tengas cortada y separada o trozos de madera o "madera triturada" que puedan emplearse para encender, para fogones y para estufas a leña (en las que se necesita una llama caliente y corta). Las maderas duras como la de arce y ceniza son excelentes para quemarse durante mucho tiempo en estufas a leña y no producen mucha creosota cuando se queman adecuadamente. Las maderas suaves como el pino son buenas para los fuegos cortos y calientes, como los de los fogones o las estufas a leña. Aunque su savia sí genera mucha creosota, por lo que no deberían venderse como madera principalmente para quemar.

2

Reúne tu equipamiento. Si aún no tienes equipo para cortar madera, compra o alquila una motosierra con sierras extra, un separador de troncos, un camión para la entrega, un hacha, un separador de mano y calzos. También necesitas un lugar para guardar la madera. Un cobertizo cubierto o un granero es lo ideal, pero un lugar nivelado con lonas que cubran la madera también bastará.

3

Asegura tu suministro. Si no tienes tu propia parcela de árboles o la tienes, pero necesitas más madera, encuentra una parcela que puedas alquilar. Si vas a vender restos de madera para encender fuego, habla con los dueños de las tiendas de ebanistería o madererías y haz un trato para comprar la madera que no utilicen.

A300 mobile placeholder

4

Corta y apila la madera. Antes que nada, tendrás que cortarla en largos que se puedan vender. Corta la madera teniendo a los clientes en mente. La mayoría de los consumidores poseen pequeñas estufas de madera y necesitan que la madera sea de 12 o 16 pulgadas (30,48 o 40,64 cm) de largo y no más de 6 pulgadas (15,24 cm) de ancho (lo suficientemente anchas como para agarrarlas con la mano). Una vez que cortes y separes la madera en largos adecuados, haz un fardo o una pila.

5

Publicita tu madera para la venta colocando un cartel frente a tu casa o parcela. Pon volantes en las pizarras de boletines comunitarias. Compra un espacio publicitario en un periódico local o pon el anuncio en la sección de clasificados.

6

Pon un precio competitivo para la madera con respecto a otros proveedores del área. Podrías ofrecer una entrega sin cargo o decidir cobrar después de un determinado número de kilómetros.

Referencias

Créditos de las fotos

Autor

Michelle Hogan is a writer and the author of 13 books including the 2005 bestselling memoir, "Without a Net: Middle Class and Homeless (With Kids) in America." Hogan studied English at American University and has been writing professionally since 1998. Her work has appeared in "The New York Times," "Redbook," "Family Circle" and many other publications.