Cómo mejorar la productividad y la calidad

La mejora de la productividad y la calidad en tu empresa por lo general resulta en el incremento de la satisfacción del cliente y del empleado. Con el uso de sistemas de técnicas de gestión de calidad como el mapeo de procesos, el benchmarking y el análisis de costo-beneficio, puedes conseguir una mejora constante en todos tus procesos de flujo de trabajo. La mejora de la productividad se traduce en menos defectos, menos demoras y costos reducidos.

1

Analiza tus procesos. No te centres en las personas que realizan el trabajo, sino en las tareas que realizan. Estandariza las políticas y los procedimientos a través de tu empresa para maximizar la eficiencia. Capacita a todo el personal de manera adecuada para que puedan producir productos de alta calidad y se enorgullezcan de su trabajo.

2

Alinea los procesos de negocio con otras empresas de tu sector. El sitio web American Productivity and Quality Center proporciona herramientas, incluyendo el Marco de Clasificación del Proceso, para ayudarte a mejorar el rendimiento de negocios de tu empresa.

3

Desarrolla medidas de desempeño. Haz un benchmark de tus procesos actuales, identifica problemas, predice resultados futuros y mide las ganancias de productividad por medio de indicadores clave de rendimiento para tu industria. Por ejemplo, mide la calidad y la productividad en tu centro de atención al cliente, midiendo el tiempo que tardas en resolver los problemas del cliente y la tasa de satisfacción del cliente para esos casos de apoyo.

4

Construye pruebas de calidad en tus procesos, no al final, cuando es más caro para arreglar. Realiza pruebas de forma iterativa. Resuelve los problemas de los componentes defectuosos a medida que los encuentres sin esperar a que el ciclo de pruebas completo termine. Implementa pruebas automatizadas, si es posible, ya que se ejecutan sin intervención humana y producen un resultado positivo o negativo que es fácil de interpretar y de actuar en consecuencia.

5

Utiliza estrategias de negocios, tales como Six Sigma para mejorar la calidad y la productividad. Crea proyectos que definan un problema, midan el proceso actual, junten datos y analicen los datos para validar las relaciones de causa y efecto. Determina la causa raíz de los problemas y diseña intervenciones para mejorar u optimizar los procesos. Controla la producción, a fin de que los defectos se corrijan a tiempo antes de que impacten en tu producto final.

6

Valora la retroalimentación y los aportes del empleado, cliente, proveedor y socio de negocios en cuanto a la solución del producto o los problemas de servicio. Mide el aumento de la calidad y la productividad por los incrementos en la satisfacción del cliente. Utiliza la retroalimentación de los clientes para mejorar los productos actuales e influir en el diseño de otros nuevos. Aprovechar las necesidades del cliente en tus esfuerzos de rediseño de procesos puede ayudar a enfocar tus esfuerzos en las áreas más lucrativas de las empresas en tu industria. Por ejemplo, realiza encuestas o grupos focales para recabar información para resolver problemas principales con tu producto o servicio. Prepara un informe que resuma las conclusiones y distribuye el informe a través de tu organización para mejorar la calidad y la productividad.

Referencias

Créditos de las fotos

  • Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Autor

Tara Duggan is a Project Management Professional (PMP) specializing in knowledge management and instructional design. For over 25 years she has developed quality training materials for a variety of products and services supporting such companies as Digital Equipment Corporation, Compaq and HP. Her freelance work is published on various websites.