Ventajas y desventajas del TLCAN

Escrito por David Ingram | Traducido por Mariano Abrach

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte es un tratado entre Canadá, Estados Unidos y México que estipula que no se emplearán aranceles, derechos de importación o tácticas comerciales proteccionistas entre las naciones miembro. Aunque un tratado como este ofrece distintos beneficios a todas las partes, los que se oponen al tratado tienen preocupaciones legítimas sobre sus verdaderos efectos económicos.

Ventaja comparativa

Cada país cuenta con ventajas naturales únicas que le permite producir ciertos bienes o servicios más rentables que otros. Eliminando los aranceles, el TLCAN permite a los tres países miembro enfocar sus esfuerzos productivos en sus ventajas naturales. Los Estados Unidos, por ejemplo, produce bienes de consumo de alta calidad a bajo costo, mientras México produce ciertos alimentos y cultivos a bajo costo. Eliminar las barreras arancelarias permite a los mexicanos a comprar bienes de consumo baratos de los Estados Unidos mientras permite a los distribuidores de alimentos de los Estados Unidos comprar cultivos mexicanos baratos. Este cambio en el foco industrial de cada país naturalmente causa pérdidas de trabajo en todos lados. Mientras cada país cambia su demanda por un cierto producto de compra interna a importaciones, la industria en cuestión en el país importador pierde negocios, dejando mucha gente sin trabajo. Industrias enteras pueden debilitarse y posiblemente desaparecer con el tiempo debido a tratados de libre comercio, como ser el TLCAN.

Lazos políticos

Los tratados de libre comercio pueden ayudar a alentar la coordinación y cooperación entre los estados miembro, de acuerdo a southerncenter.org. Algunos pueden argumentar que el TLCAN, por ejemplo, aumentó la voluntad de México a cooperar en la campaña de Estados Unidos sobre la inmigración ilegal y el contrabando internacional; otros pueden argumentar que estos problemas no han disminuido lo suficiente como para probar que la cooperación sea de ayuda. Los lazos fuertes entre los países de Norte América garantizan a cada nación una táctica defensiva contra acciones proteccionistas de otras naciones extranjeras. Si un miembro del TLCAN confía en una nación de afuera para una importación en particular, y la nación exportadora de repente impone aranceles agresivos u otras medidas, el importador puede cambiar su demanda a uno de sus aliados domésticos, aliviando los efectos de las acciones del exportador original. Aunque la interdependencia creada por los tratados de libre comercio conlleva beneficios poderosos, todas las naciones pueden sufrir si los lazos alguna vez se rompen. Los países pueden quedar con industrias paralizadas o falta de trabajo para ciertas industrias si ellos confían en importaciones de cada uno por mucho tiempo.

Precios

Los precios al consumidor para bienes importados se mantienen controlados dentro de los países del TLCAN porque los precios de importación no se inflan artificialmente por aranceles. Esto permite a los importadores comprar más bienes y servicios, que a su vez permite a los exportadores producir más, aumentando el Producto Bruto Interno de su nación. El gran factor que es una ventaja para los consumidores, sin embargo, es una contra para los gobiernos. Los gobiernos confían en el ingreso por aranceles tanto como cualquier otro impuesto, y eliminar los aranceles puede tener consecuencias en el presupuesto de los gobiernos. Cuando las importaciones de un país miembro aumentan, las importaciones de otras naciones tienden a disminuir, lo cual tiene un efecto negativo adicional en el ingreso por aranceles.

Créditos de las fotos