Ventajas y desventajas de las estrategias de gestión de la calidad total

Escrito por Luanne Kelchner | Traducido por Enrique Pereira Vivas

    La gestión de la calidad total es un sistema de mejora continua que involucra a todos los trabajadores de una empresa desde la alta dirección a los trabajadores de la línea de producción. El enfoque del programa de mejora es mejorar el servicio al cliente y reducir los residuos en el negocio. Los equipos de mejora de la calidad usan técnicas y análisis para resolver problemas y para identificar y eliminar las debilidades de la empresa.

    La interrupción de la producción

    La implementación de un sistema de Gestión de Calidad Total en una empresa requiere una amplia formación de los empleados. La formación de los empleados incluye la instrucción en técnicas de resolución de problemas y en las herramientas para evaluar un proceso e identificar las debilidades, así como el control estadístico de procesos, diagramas de Pareto y las técnicas de lluvia de ideas. Durante el periodo de formación inicial, la productividad puede disminuir. Las reuniones de los grupos de mejora también llevan a los trabajadores fuera de sus funciones, lo que también reduce la productividad. Aunque las mejoras reducen el tiempo de entrega, eliminan desperdicios y mejoran la productividad, la etapa inicial de la implementación de la Gestión de Calidad Total en una organización puede reducir la producción de los trabajadores.

    Reducir los costos de producción

    Un programa de gestión de la calidad total elimina defectos y residuos, lo cual reduce los costos de producción en un negocio. A medida que los equipos se reúnen para identificar y eliminar los puntos débiles del negocio, la compañía sigue disfrutando de la reducción de costos y de una mayor ganancia. Los equipos de mejora de la calidad pueden eliminar defectos, reducir el tiempo de entrega e identificar las redundancias en el proceso de producción que significativamente se pueden agregar a los beneficios que la empresa gana.

    Resistencia del empleado

    La Gestión de Calidad Total requiere un cambio de mentalidad, de actitud y de los métodos para la realización de sus trabajos. Cuando la administración no comunica eficazmente el enfoque del equipo de Gestión de la Calidad Total, los trabajadores pueden llegar a tener miedo, lo cual conduce a la resistencia de los empleados. Cuando los trabajadores se resisten al programa, puede bajar la moral de los empleados y la productividad de la empresa. La Gestión de Calidad Total utiliza pequeñas mejoras incrementales para mover el negocio hacia adelante. Puede tomar años para que una empresa disfrute de los beneficios del programa.

    Participación de los trabajadores

    Una vez que los trabajadores comprenden que su participación e implicación en la Gestión de Calidad Total es esencial para su éxito, el ánimo y la productividad mejoran. Los trabajadores se empoderan mediante la participación en grupos de mejora. Las empresas pueden mejorar la moral más allá al reconocer los equipos de mejora que realizan cambios significativos en el proceso de producción para reducir o eliminar los residuos.

    Créditos de las fotos

    • Jupiterimages/Comstock/Getty Images