Ventajas de una propuesta de negocios

Escrito por Wanda Thibodeaux | Traducido por Guido Grimann

Cuando comienzas un negocio, un documento esencial es la propuesta o plan de negocios. Es un documento que incluye los aspectos principales de lo que planeas hacer con tu empresa, y la conformación de uno lleva un planeamiento cuidadoso y algo de tiempo; pero las múltiples ventajas que proveen hacen valer el esfuerzo.

Clarificación de la visión

Las propuestas de negocios contienen tanto declaraciones de los objetivos como de los propósitos. Las primeras explican qué es lo que deseas que tu empresa logre, y la segunda, por qué has escrito el plan de negocios, como por ejemplo, para recolectar fondos o para que sirva de guía para futuras operaciones de negocios. Todas las otras partes de tu plan brindan apoyo a estas dos declaraciones, es por ello que, al escribirlo, lograrás clarificar para ti mismo la dirección que deseas tomar con la empresa. Si no estás seguro de qué es lo que quieres para tu empresa, probablemente no estés listo para ir en busca de establecerla.

Evidencia

Un plan de negocios muestra exactamente qué es lo que deseas hacer con tu empresa y de qué manera buscas hacerlo. Esta visión clarificada sirve como evidencia para las demás personas de que has pensado cuidadosamente lo que intentas abordar. Cuando los inversionistas y otras personas de negocio lo vean, tendrán una mejor noción del riesgo que implicaría trabajar contigo. De manera subsecuente, habrá mayores posibilidades de que aprueben los pedidos que haces a través de la propuesta. Luego, la propuesta de negocios te servirá para recordar tus objetivos originales y para mantenerte enfocado en la tarea.

Mapa de ruta

Un plan de negocios provee una explicación detallada acerca de las metas que tienes, de la forma en la que planeas desarrollar tu empresa y qué gastos y beneficios puedes esperar. Es un mapa de ruta para tu empresa que, en teoría, y de estar escrito de manera adecuada, cualquier persona puede seguir. Otros empleados pueden dirigirse hacia la propuesta de negocios y determinar si es que están actuando en correlación con tus metas, incluso aunque no estés controlando personalmente todas las operaciones en la empresa todos los días.

Identificación de los riesgos

Una parte de tu propuesta de negocios hace hincapié en los riesgos que tu empresa enfrenta. Por ejemplo, algunas empresas pueden ser demandadas, y los empleados que se enferman por periodos extensos pueden afectar de forma negativa tu producción o servicios. Los competidores también son un riesgo. Una buena propuesta mostrará al lector la manera de minimizar los riesgos, tales como mantener un abogado por igualación, comprar varias formas de pólizas de seguros y evaluar de manera constante la posición de los competidores en el mercado. Cuando identificas estos riesgos, obtienes una imagen más clara y realista de las cuestiones que conllevan desarrollar un negocio y tendrás mejores oportunidades para recuperarte si algo fallase.

Créditos de las fotos

  • Comstock Images/Comstock/Getty Images