Tipos de tarjetas madre ATX

Escrito por Milton Kazmeyer | Traducido por Adrian Aguado Galindo

Cuando estés armando o actualizando una computadora para tu negocio, una de las piezas de harware que son fundamentales es la tarjeta madre, una gran tableta de circuitos a la cual se conectan todos los demás componentes. El tipo más común de tarjeta madre es la ATX, pero existen muchas variaciones de diseño. Conocer la diferencia entre estos diseños diferentes es importante porque un gabinete diseñado para un modelo de ATX determinado podría no servir para otro modelo.

ATX

El formato estándar de ATX requiere una tarjeta madre no mayor a 12 por 9,6 pulgadas (30,48 por 24,38 centímetros). Estas tarjetas suelen contener de dos a cuatro ranuras para RAM, controles integrados para al menos cuatro unidades de disco y múltiples ranuras de expansión para tarjetas gráficas y otros complementos. Las tarjetas ATX extendidas son de 12 por 13 pulgadas (30,48 por 33,02 centímetros) y pueden contener ranuras adicionales para otros dispositivos, pero la instalación de este tipo de tarjeta puede resultar difícil para un gabinete de diseño estándar.

ATX mini y micro

Las tarjetas madre mini ATX tienen una impresión de circuitos menos a 11,2 por 8,2 pulgadas (28,45 por 20,83 centímetros), en tanto que las ATX micro son aún más pequeñas con una longitud de 9,6 pulgadas (24,38 centímetros) en un cuadrado. Estas tarjetas son populares entre quienes arman computadoras porque te permiten utilizar un gabinete más pequeño, creando así un diseño más compacto. Por lo regular, las tarjetas mini y micro ATX ofrecen muchas de las mismas características que sus familiares más grandes, pero con una capacidad reducida. Las tarjetas sólo pueden tener unas cuantas ranuras de expansión, por ejemplo, o un número más reducido de conexiones para unidades de disco. La naturaleza más compacta de estas tarjetas las puede hacer más difíciles de reparar.

Mini ITX

En el 2001, VIA Technologies presentó otra variante para el diseño ATX: la tarjeta madre Mini ITX. Estas tarjetas ultra compactas miden 6,7 pulgadas (17,02 centímetros) en un cuadrado, pero la ubicación de los tornillos de fijación permite que la Mini ITX pueda ser colocada en cualquier gabinete que reciba un diseño ATX tradicional. Estas tarjetas suelen tener poco espacio para expansiones; sólo tienen dos ranuras para RAM y una para tarjetas gráficas. Su gran ventaja, sin embargo, es que un gabinete que ha sido especialmente diseñado para tarjetas Mini ITX te permite armar una máquina mucho más pequeña, incluso portátil o para colocarse en áreas donde el espacio es muy reducido.

Eligiendo tu tarjeta madre

Si estás armando una nueva computadora para tu negocio, considera las opciones que en verdad necesitas. Una tarjeta ATX te ofrece el mayor potencial de expansión y mejoras poderosas, pero quizá no necesites esta cantidad de potencia si tu uso principal de una computadora es para hojas de cálculo o procesamiento de textos. Para aplicaciones orientadas a oficina, incluso una tarjeta reducida como la Mini ITX es más que suficiente para las tareas cotidianas.

Créditos de las fotos

  • Thinkstock Images/Comstock/Getty Images