Tipos de impuestos para empresas

Escrito por Nicole Whitney | Traducido por Vanesa Sedeño

Según el Servicio de Impuestos Internos de Estados Unidos (IRS por sus siglas en inglés), las empresas pueden incurrir en cuatro tipos básicos de impuestos federales: impuestos sobre los ingresos, sobre el empleo autónomo, impuestos sobre la nómina e impuestos sobre bienes específicos. Además de esos impuestos, cada estado requiere que las empresas paguen cargas específicas. En todos los casos, la forma en que una empresa opera determina qué impuestos debe abonar.

Impuestos sobre los ingresos

El Servicio de Impuestos Internos requiere que todas las empresas, excepto las asociaciones, presenten una declaración anual de impuestos sobre los ingresos. Una empresa que utiliza el método de retención del pago de impuestos abona los impuestos a medida que obtiene ingresos. Una empresa que paga impuestos estimados puede abonarlos cuando presenta una declaración de impuesto sobre la renta federal. Además, algunos estados obligan a las empresas a pagar impuestos en función de la estructura legal de la compañía.

Impuestos como empleado autónomo

El Servicio de Impuestos Internos impone impuestos como empleado autónomo para contribuir con la seguridad social y los beneficios médicos de una persona que trabaja por su cuenta. Algunos contribuyentes ven este impuesto como una ventaja, porque la cobertura les ofrece beneficios por jubilación, por invalidez y seguro médico, y también paga beneficios a los familiares en caso de fallecimiento del beneficiario. El impuesto como empleado autónomo es del 15,3 por ciento; el 12,4 por ciento de ese impuesto se destina a la seguridad social. La porción de impuesto para el seguro social sólo se paga sobre los primeros US$ 106.800 que obtiene el contribuyente. El Servicio de Impuestos Internos define a un trabajador autónomo como "aquel que lleva a cabo un comercio o una empresa como propietario único o como contratista independiente, miembro de una asociación que lleva a cabo una actividad comercial o una persona que forma parte del mundo de los negocios para su propio beneficio".

Impuestos sobre la nómina

Un empleador debe pagar impuestos sobre la nómina para los cargos de Seguridad Social y beneficios médicos, la retención de impuestos federales y el impuesto federal de desempleo (FUTA por sus siglas en inglés) para los empleados. El empleador paga la mitad del gasto de los cargos de seguridad social y beneficios médicos del dinero de su propio bolsillo y deduce la otra mitad del salario de los empleados. El empleador cubre todos los costos de los impuestos por desempleo. Para mayor comodidad, el Servicio de Impuestos Internos permite que el empleador abone los impuestos por medio del depósito electrónico, cheques, giros postales o en efectivo. Los diferentes estados también requieren que las empresas con empleados paguen impuestos sobre la nómina estatales para cubrir el seguro de compensación de los trabajadores y el seguro de desempleo. California, Hawai, Nueva Jersey, Nueva York y Rhode Island pagan impuestos para cubrir el seguro de incapacidad temporal.

Impuestos sobre bienes específicos

El gobierno federal impone impuestos sobre bienes específicos para ciertos tipos de empresas, en función de lo que venden o fabrican, el tipo de negocio que operan, los equipos y productos que utilizan y si reciben pago por ciertos servicios. Estos incluyen los impuestos ambientales, impuestos a las comunicaciones y al transporte aéreo, impuestos al combustible y los impuestos sobre la primera venta minorista de camiones pesados, remolques y tractores.

Créditos de las fotos