Tipos de impuestos de nómina

Escrito por W D Adkins | Traducido por Daniela Laura Arjones

Los empleadores son responsables de calcular varios impuestos de nómina y de enviar el dinero a las agencias gubernamentales apropiadas. Algunos impuestos de nómina son pagados por los empleados y se deben descontar de los salarios de los trabajadores. Otros impuestos de nómina son pagados por los empleadores y no por los empleados.

Impuesto federal sobre la renta

Los ingresos sujetos a impuesto para el impuesto federal sobre la renta es la cantidad que queda después descontar la retención reclamada por un empleado restadas del salario bruto. También puede ser necesario para restar cantidades, tales como aportes a un plan 401 (k) si tu pequeña empresa ofrece una. El impuesto sobre la renta federal es un impuesto progresivo, es decir, los primeros dólares de ganancias imponibles son gravados con un bajo porcentaje que se incrementa cuando los ingresos imponibles del empleado suben. Por ejemplo, a partir de 2012, el porcentaje más bajo de impuestos fue de 10 por ciento. La tasa para el siguiente nivel de impuestos fue de 15 por ciento, seguido de 25, 28, 33 y finalmente 35 por ciento. Estos tramos fiscales están programados para que aumenten en el 2013 a la fecha de publicación. El impuesto sobre la renta federal es retenido de la paga del empleado y se envía al Servicio de Impuestos Internos.

Seguridad Social y Medicare

El impuesto de Seguro Social es en realidad dos impuestos: el impuesto sobre la jubilación y al Medicare. Los empleados pagan un 6,2 por ciento de su salario bruto para el impuesto de Seguridad Social por jubilación a partir de 2013. Los empleadores pagan un porcentaje correspondiente. La Administración del Seguro Social establece un límite de ingresos anuales para el impuesto sobre la jubilación. Por ejemplo, en 2012 la tasa de jubilación se pagó en los primeros US$ 110.100 de los salarios brutos. El impuesto al Medicare funciona casi de la misma manera, los empleadores y los trabajadores pagan cada uno el 1,45 por ciento del salario bruto. Sin embargo, no hay límite de ingresos para el impuesto al Medicare.

Impuestos al desempleo

Los empleadores deben pagar impuestos de seguro de desempleo federales y estatales por cada empleado. El impuesto federal que comúnmente se llama FUTA (por sus iniciales en inglés), que significa Impuesto Federal de Desempleo, es del 6 por ciento de los primeros US$ 7,000 que un empleado gana cada año. Sin embargo, hasta el 5,4 por ciento puede ser tomado como un crédito contra el impuesto estatal de desempleo, conocido como SUTA (por sus iniciales en inglés). La red tributaria FUTA termina siendo un 0,6 por ciento de US$ 7.000 o US$ 42 por empleado por año. Los Estados pueden establecer sus propias tasas de impuestos de desempleo y algunos son superiores al 5,4 por ciento o se aplican a más de US$ 7.000. Tanto FUTA como SUTA son pagados por el empleador y no se deducen del sueldo de un empleado.

Otros impuestos de nómina

La mayoría de los gobiernos estatales y algunos gobiernos municipales gravan impuestos a la renta y obligan a los empleadores a deducir éstos como los impuestos de nómina. Cada gobierno establece sus propias reglas y tasas impositivas. Para saber cuáles son los impuestos locales de nómina que puedes aplicar a tus empleados, ponte en contacto con tu estado y los departamentos municipales de ingresos.

Créditos de las fotos

  • Thinkstock/Comstock/Getty Images