Tipos de estructura organizacional en las empresas

Escrito por Kristie Lorette | Traducido por Enrique Pereira Vivas

Las empresas utilizan la estructura organizativa para crear sus jerarquías empresariales. Cada empresa determina los niveles de dotación de personal que necesita para operar de manera eficiente y las estructuras organizativas juegan un papel importante en esta determinación. Además de delinear los niveles de la empresa, las estructuras organizativas asignan funciones claras a los departamentos y las personas que les proveen de un sentido de propósito y responsabilidad. Mientras que las estructuras organizacionales pueden ser únicas para diferentes empresas, existen varios tipos diferentes y que son de uso general.

Estructura funcional

Una estructura funcional proporciona una organización de acuerdo con el propósito del trabajo (o de un individuo) de la organización. Las organizaciones funcionales son las más fácilmente reconocibles por los departamentos que se centran en una sola función o meta. Por ejemplo, una organización con un departamento de marketing, un departamento de recursos humanos, un departamento de investigación y desarrollo y otros, funciona de acuerdo con una organización funcional. La estructura funcional le proporciona a los empleados, así como sus departamentos correspondientes, un claro objetivo y propósito para su trabajo. En otras palabras, los empleados de un departamento de marketing saben que su trabajo es la comercialización y, en consecuencia, los empleados pueden centrarse en la mejora de su trabajo de marketing e incluso se especializan en un área determinada de la comercialización. Por otro lado, la estructura funcional puede crear divisiones entre los departamentos si se desarrolla un conflicto entre los departamentos.

Estructura de división

Una estructura departamental funciona como una versión más descentralizada de la estructura funcional, en que las funciones todavía existen dentro de la organización, pero las funciones se han separado por producto o región. En otras palabras, la estructura divisional descentraliza la organización en unidades diferentes, cada uno de las cuales tiene su propio departamento funcional. Por ejemplo, una organización puede ser dividida en cinco regiones de los Estados Unidos. Cada una de estas divisiones tiene su propio departamento de marketing, departamento de recursos humanos y departamento de desarrollo e investigación. Una estructura de división también puede ocurrir a nivel de producto, si una empresa decide dividirse por el tipo de productos en los que está especializada o a nivel de mercado, si una empresa ​​dirige mercados distintos por separado.

Estructura de matriz

Las estructuras matriciales fueron desarrolladas para crear lo mejor de ambos mundos, por así decirlo, y combinan elementos de la estructura funcional y la estructura divisional. La estructura de la matriz crea equipos para los proyectos de la organización que deben completarse y, en la creación de equipos, reúne a los empleados más calificados para el proyecto desde distintas áreas de la organización. En lugar de utilizar sólo a los jefes de departamento, que serían comunes en las estructuras funcionales y divisionales, la estructura de la matriz se centra más en la cabeza del proyecto o gerentes que supervisan a un grupo diverso de personas de diferentes partes de la empresa. La estructura de la matriz puede llegar a ser confusa, sin embargo, debido al mayor nivel de descentralización, ya que no siempre está claro quién está en el papel de liderazgo en un grupo. Una estructura de la matriz se considera más eficaz para las empresas que operan a nivel internacional o a través de una amplia zona geográfica.

Créditos de las fotos

  • chart with arrows image by timur1970 from Fotolia.com