Tipos de conflicto laboral

Escrito por Chris Joseph | Traducido por Juan Orduna

    Alrededor del 85 por ciento de los despidos laborales pueden estar relacionados con los conflictos entre empleados o entre empleados y supervisores, de acuerdo con el sitio web de "Leadership-And-Motivation-Training". En las pequeñas empresas, donde el papel de cada empleado puede ser vital para el éxito de la operación, el conflicto puede ser especialmente perjudicial. Para ayudarte a evitar los efectos perjudiciales de los conflictos en tu lugar de trabajo, debes ser consciente de los posibles conflictos que puede haber.

    Estilos contrastantes

    Los miembros de tu equipo pueden tener estilos contrastantes de trabajo que sean incompatibles. Por ejemplo, una persona puede centrarse en la realización de una tarea de la manera más rápida y eficaz posible, mientras que otra es más metódica. Además, un trabajador puede querer seguir las reglas y procedimientos establecidos, mientras que otro puede pensar "fuera de la caja" y tratar de encontrar nuevas formas de hacer las cosas.

    Las diferencias culturales y de género

    Las diferencias culturales pueden influir en cómo las personas se llevan bien en un ambiente de trabajo. Un trabajador que nació en otro país puede tener dificultades para lograr la aceptación en un trabajo donde todo el mundo es de una determinada zona geográfica. Una empleada puede tener dificultades para encajar en una cultura de trabajo tradicionalmente masculina, como un trabajo en la construcción o el departamento de bomberos.

    Los choques de personalidad

    Tu personalidad puede entrar en conflicto con la de tus empleados, lo que puede crear conflictos. Como propietario de un negocio, puedes ser muy asertivo y poseer una mentalidad de "hay que hacerlo". Sin embargo, tu secretario de inventario o tenedor de libros puede ser más reservado y tender a concentrarse en simplemente completar sus tareas cada día. Como resultado, tu carácter agresivo puede ser interpretado como demasiado autoritario o agresivo.

    Compartir recursos

    La escasez de recursos puede provocar conflictos en el lugar de trabajo, especialmente en las pequeñas empresas que operan con presupuestos muy reducidos. Compartir oficinas repletas o tener que esperar para usar la única fotocopiadora de la oficina o la impresora puede causar fricción. En los negocios que trabajan en plazos muy cortos, como las agencias de publicidad, puede aumentar la tensión en el ambiente.

    Mala comunicación

    La mala comunicación puede dar lugar a conflictos de trabajo en las pequeñas empresas. Se espera que los empleados de las pequeñas empresas lleven a cabo una variedad de tareas. Si como propietario de un negocio no eres claro en señalar quién debería estar haciendo qué, puedes crear confusión entre tus empleados. Esto puede dar lugar a una duplicación del trabajo o a que una tarea en particular esté siendo pasada por alto, lo que puede resultar en un conflicto.

    Créditos de las fotos